Archive for the sexo Category

Inútil “creador”.

Posted in ego, miedo, nostalgia, odios, paranoias, psique, rarezas, relatos, sexo on agosto 29, 2009 by laggos

Él volvió a sentirse triste… no, no es exactamente triste. Él volvió a sentirse terriblemente vacío rodeado por una dolorosa belleza como si alguien le clavara un cuchillo directamente en el corazón… no, demasiado tópico y muy visto, no quiero hacer algo masticado. Él tras volver a ver una foto de ella se atragantó de manera estúpida con la última calada de su cigarrillo. Lo apagó en algo parecido a un cenicero y observó como el humo pasaba por delante de sus bellos ojos. “¿Por qué tuviste que aparecer?” se preguntó. Era la historia de un hombre que deseaba a una mujer que amaba a otro hombre. Un amor no correspondido aunque él nunca empleaba la palabra “amor”. Respiraba el ambiente de las calles de su ciudad mientras se preguntaba de donde vendrían esas personas y a donde irían y si ellos tenían grandes problemas en sus vidas o si les ocurrían cosas tan novelescas como para poder ser contadas en las letras de algún talentoso cantante que toca en garitos de mierda o si algún guionista vería la inspiración en sus vidas. Todo le sabía a poco cuando él veía la imagen de ella. Nada le completaba. Los sueños eran lo peor. A veces ella lloraba cuando ambos se besaban, pero todo era onírico y espantoso cada noche, hasta que se despertaba por la luz del sol que entraba por las ventanas de su apartamento. Se asomaba a la ventana para fumar un cigarrillo y empezaba a contar el número de chicas que se habían enamorado o se habían sentido atraidas por él. Las contaba con los dedos de las manos. Él solo quería hablar con ella, besarla, poder ir al cine con ella, sentarse en el banco de un parque riéndose de los personajes que pasaban por delante de ellos. Podía sonar aburrido pero él solo quería eso. Quería eso y follarsela. Aunque él nunca se había masturbado pensando en ella. Decía que nunca pensaba en las chicas que realmente le habían marcado cuando se masturbaba. Escuchaba algo de la música que salía por la radio y sentía asco. No hacía nada más que dibujar y morirse de hambre. Su trabajo era lento y sin futuro. Era un muerto viviente. Pensaba que podría morirse y no habría alcanzado nada de lo que quiso en un principio. Ni siquiera se habría quedado a mitad del camino como se suele decir. Tan solo había puesto el primer pie en la línea de salida y se quedó quieto el resto de la carrera mientras los demás no paraban de correr. Ella era una de las personas que corría. Pensó que si una vez ella viera la belleza que él… no, para nada quería escribir esto. Quería hablar de la insatisfacción y del vacío. Esto es una mierda, disculpar, llevo tiempo sin escribir y creo que ahora no me gusta nada de lo que he escrito nunca. He hablado de que A quiere a B y B quiere a C pero no se como expresarlo y es una tontería todo esto. Cigarros en la ventana de un apartamento solitario, masturbación, ciudad, recuerdos, vacío… Se tiene saber y sentir sobre todo aquello sobre lo que se escribe y a veces aunque sientas algo ni siquiera sabes como expresarlo. Últimamente no se transmitir nada en nada. Creo que por que pienso que no hay una manera adecuada y creía que la había. Vaya mierda. Voy a irme a cagar ya que últimamente es lo más parecido que hago a crear algo auténtico.

Incorrecto.

Posted in relatos, sexo on mayo 12, 2009 by laggos

Cuaderno bitacora y apuntes anales de Hector(yo):

Y al apartar el vaso de cerveza volvi a fijarme con disimulo en esas pronunciadas tetas semicubiertas por una camiseta negra algo ajustada. No se de que coño me estaría hablando. Observé sus ojos profundamente azules aunque sin ningún misterios tras ellos. Lo mejor de su cuerpo eran las tetas, su cara no era horrorosa pero no se acercaba a un rostro realmente bello. A mi lado hablando, a diferencia de mi, estaban Adrián y Edgar. Al lado de la cachorrita ambrienta de leche se situaba Sheila o algo así, una tipa que siempre viste con unos pantalones negros anchos de hippie que realzan un aceptable culo dispuesto para votar sobre los huevos de un tio.

Creo que Edgar se bebió unas tres cervezas y a él le afecta el alcohol mucho más que a la mayoría. El muy iluso estaba hablandole a Sheila de algún chisme sobre Vero Carillo, una tia no sexy que se hace fotos enseñando lo que no tiene intentando tener algo de carisma, clase, o elegancia. Después de hacerse fotos realmente patéticas que crean un homenaje a la vergüenza ajena y revuelven el buen gusto la imbecil de Carillo las cuelga en internet esperando a que alguna amiga gorda con novio idiota y sin ningún tipo de aspiración en la vida le diga lo guapa que sale en esa foto, retocada por cierto. Como decía, Edgar no le hablaría a Sheila y menos de un cotilleo sobre otra persona, sino llevara más tubos de los que se suele beber(uno). ¿Qué cotilleo era?… Ah, si… Era sobre que al novio de Vero Carillo iba contando que a su novio nunca se le levantaba o algo así, a lo que al oírlo, Adrián soltó algo así como: “con ella desnuda ni a él ni a nadie”. No entiendo mucho porque se meten tanto con Veronica y no con el resto. Es cierto que es una chica desquiciante que suplica afecto, aceptación y que ni siquiera tiene mucho cerebro, pero eso no es algo tan raro en la gran mayoría de la gente que conozco. La diferencia está en que Vero tiene un mal físico e intenta sin éxito aparentar tener un cuerpazo. Otro de sus muchos problemas es que se le nota que suplica afecto y ser aceptada.

Todos necesitamos que nos acepten para poder estar tranquilos pero cuando los demás vean que necesitas que te acepten para que puedes estar tranquilo, será cuando jamás te acepten.

¿Qué coño hacía yo en ese bar con esos? Tengo un lío de mil pares de cojones… me gusta esa expresión, se me llena la boca al pronunciarlo: “mil pares de cojones”… fabuloso. Estoy seguro de que si Jorge supiera que me he fijado en las tetas de Alicia(la chica de tetas bonitas y ojos azules sin ningún misterio) no me hablaría en un par de días(algo imposible en él ya que me llama cuatro veces al día). No se por qué empecé con Jorge, le quiero, es un gran amigo y mi primera relación seria con un tío, pero me agobia más que la mayoría de las chicas con las que he estado… Supongo que necesito estar con él porque se que me va a poner las cosas dificiles. Con las personas al igual que con el sexo, necesito variedad, retos y locuras. No me valdría con una chica como Alicia simplemente. Obviamente el que pueda estar con cualquier persona sin tener en cuenta su sexo es algo que la gran mayoría no entenderían. Entienden la homosexualidad y la heterosexualidad, pero no las dos cosas. Yo me alimento de ambas partes… Aunque ahora venga a reflexionar sobre esto no lo suelo hacer y lo veo como algo normal, es más, lo paso por alto mucho más que la gran mayoría de las cosas que merezcan cierta atención.

Al salir del bar Edgar y Adrián se fueron juntos. Sheila volvió a la universidad y yo me quedé solo con Alicia. No llevaba idea besarla ni nada parecido aunque durante nuestra conversación no parara de pensar en ello. Es curioso que cuando alguien me atrae lo suficiente, ya sea hombre, mujer o perro, cuando ellos me hablan no puedo para de pensar en como sería follarmelos o que me follaran. Les comería las tetas, les daría mordiscos en los pies, les lamería la cara en los momentos previos al orgasmo… no paro de pensar en eso – una suerte que los perros no me hablen – y en donde lo haríamos. El lugar siempre es importante(no solo en estos casos). Aunque lleve un año con Jorge, no me he podido mantener “fiel”. Me enrollé durante un mes seguido(los cuatro sábados de Noviembre) con Patricia, un dia con Mario y otro día se la chupé a Óscar y él me la comió a mí(mal, por cierto). No obstante no me he acostado con nadie más que con él durante un año. Lo mejor de todo es que para mí yo no he sido infiel ya que nunca le dije que fuera a serlo.Ultimamente me veo como un pervertido guarrete, cuarenton, malvestido y pajillero el cual solo quiere bajarle los pantalones a una mujer que pase por la calle para poderles ver el culo.

Un coche derrapó delante nuestro cuando mientras ella me hablaba yo pensaba en una escena de Gattaca. Nos dirigíamos hacía la parada del autobús. Me habló de que estaba escribiendo un libro que se llamaba “Memorias de la puta mitad de mi cerebro”. Yo le dije que me gustaba el título. Nos dimos un abrazo e hicimos un par de bromas antes de que ella se marchara en su bus. Al montarme en mi bus vi que el conductor era una conductora y durante el trayecto lo hizo de pena, no se ni como no le han quitado el carné aún. Desde la parada de mi barrio hasta llegar a mi casa escuché la canción Love Will Tear Us Apart, de Joy Division.

Escupitajos de realidad

Posted in miedo, odios, paranoias, poemas, psique, rarezas, relatos, sexo, society, sueños on marzo 13, 2009 by laggos

Tengo mucho que correr y muy poco tiempo, te miro y veo todo lo que quiero y no puedo tener.

Vaya pesadilla más larga, empapado en sudor y pegado a la pared… Sonrío a mis pensamientos más oscuros mientras alzo la cabeza para saludar al sol.

Si bien no valgo para mucho sueño con poder hacerlo y por muy bajo que acabe cayendo solo al soñar seguiré siendo libre.

Riete del miedo de un chico asustado, bloqueado y débil, escúpele, insúltale, humíllale, pégale, asfixiale, mátale, por lo menos ahí la insensibilidad no intentará camuflarse.

Observa el muñón de ese mendigo en la puerta de un gran centro comercial. Gente evitando mirar con la cabeza por encima de esos gritos de auxilio que expulsa a través de una fétida boca. Alrededor suyo todo parece normal, pero basta con mirar al suelo y ver esa anomalía que tan poco encaja con nuestra vida cotidiana. “Que suerte tenemos, hemos nacido tan normales…”.

A la puta mierda la esperanza de los planes de futuro si todo con una puta frase se destruye. A ti cabrón, te digo, hijo de puta, desgraciado, ójala nunca hubieras nacido…

El sueño y el deseo es lo único que consigue hacer que siga en pie, no obstante tambien es la condena que tiene mi desgracia.

Te muerdo, te desgarro, te jodo, eras esa zorra que ni siquiera se deja tocar, y ahora yo te violo, eres la envidia, la vanidad, la clase, la calidad, la falsedad, la hipocresía, la sensualidad, la sexualidad, la agonía, el demonio. Eres lo bueno con lo malo.

Sexo, Mamadas, Corridas, Maduritas, Etc, Online.

Posted in ego, sexo on enero 6, 2009 by laggos

EJFLKJSDALKJASLDJASLKDJLASDJLAKSDJKLASD

Llevo unos días raro y ni siquiera me apetece contar aquí lo que me está pasando por la cabeza, es demasiado personal y podrías violarme psicologicamente.

JLSKDJLSAKDJALKSJDLKASDJLAKDJLAKDJLAKD

hijos de puta.

KSJDLAKDJKLASJDKLASJDLKAJSDLKASJDLKASL

Como ya he dicho no me apetece contar nada.

JALDALJSDLKAJDLKASJDLAKDJLKAJSDLKAJSDÑ

Me voy a fumar.

JLKSAJDLAKSDJKLSADJLKASJDKLASDJKASDJLA

Puta, todo este mundo es una farsa, puta puta puta.

KSJDLAJDLKASJDLKAJDLAJSDLAJSLDKSLAKDJS

(El título es un método de marketing para atraer a los pajilleros) … zorra.

JAKLSDJALSDJKLASJDLKSAJDKLSAJDKLASJDLA

Lilja 4-ever, de Lukas Moodysson.

Posted in cine, sexo, society on marzo 13, 2008 by laggos

Semana de Abstinencia Creativa, Dia 4: Lilja 4-ever, de Lukas Moodysson.

Sinopsis: Esta película narra la historia de Lilja(Oksana Akinshina), una adolescente de 16 años que vive en una decadente ciudad de la antigua Union Soviética. Su único amigo es Volodya, un niño marginal de 11 años. Lilja es abandonada por sus padres cuando estos se marchan a empezar una nueva vida en los Estados Unidos. Lilja se ve obligada a vender su cuerpo debido a la pobreza y la miseria que le rodea. La triste vida de Lilja parece dar una vuelta de tuerca cuando conoce a su nuevo novio Andrei, que le promete una vida mejor en Suecia

Del director: “Lilja 4-ever” es el tercer largometraje del cineasta sueco(que no suizo) Lukas Moodysson. Dicho film, quizá sea el mejor de toda su carrera, no obstante sus dos anteriores “Juntos”(narra las vivencias de una comuna hippie) y “Fucking Amal”(cuenta la historia de dos adolescentes lesbianas) contienen gran valía tanto en su excelente guión como en su elaborada dirección, dejándo patente ese estilo personal a la hora de hacer cine que solo poseen los verdaderos realizadores. Moodysson creció como un adolescente introvertido y marginado, expresando sus sentimientos en poemas. Al cumplir los 23 ya tenía cinco recopilaciones de poemas y una novela. El cine de Moodysson tiene un universo propio, el cual es sincero, realista, polémico, triste y desgarrador.

De la película: “Lilja 4-ever” es una película muy dura y triste. Lo que produce más pena en el espectador es que tristemente lo que se ve es real y se sabe que es la historia de muchas adolescentes en los países más desfavorecidos del primer mundo. Para el personaje de Lilja, Moodysson se basó en la historia real de Dangoule Rasalaite, una niña lituana. El director dijo en el Festival de Londres de 2002 que tenía esperanza en que su película sirviera para cambiar un poco el mundo a mejor. Cabe destacar la excelente interpretación de la actriz que interpreta a Lilja, Oksana Akinshina, que consigue que te metas en su personaje y que sufras lo que ella sufre. Cada vez que a Lilja todo le sale mal, tú no puedes parar de pensar <<pero Lilja, ¿que más te puede pasar?>>. La banda sonora esta compuesta principalmente por algunos temas del grupo alemán Rammstein, una versión acelerada de la canción de Forever Young de Youth Group y música máquina/dance/electrónica, que generalmente no me gusta la máquina ni nada del estilo bakala, pero hay que decir que lo que sale en la película no es el típico “pumba pumba”. Resulta bastante doloroso todo lo relacionado con la esclavitud sexual y como el ser humano es el único animal que se destroza a sí mismo poco a poco sin razón alguna, carente de cualquier tipo de sentimiento cercano a estar relacionado con esa supuesta “humanidad” del “ser”. A pesar de ser dolorosa también tiene imágenes preciosas, porque hasta el dolor tiene belleza. Este film es una obra de arte, por la simple razón de que no te deja indiferente transmitiéndote un sentimiento desgarrador y el arte es eso, una expresión de los sentimientos.

La vi por primera vez en mi viaje de fin de curso a Paris hace un par de años, ese día la vi subtitulada en otro idioma y yo, borracho la intentaba seguir. Estuvimos unos 5 tíos en una habitación de hotel cutre viendola callados. Al día siguiente no paraba de recordarla. Por desgracia la habíamos cogido empezada y no tenía ni idea de como se llamaba ni ninguna pista sobre el director. Mirando en filmafinitty la encontré gracias a la casualidad. Me alegre bastante de haberla encontrado y se ha convertido en una de mis películas favoritas junto con su director. No dejeis de verla, es imprescindible. Lilja estará en vuestra mente.

Sexo en el baño de Señoras.

Posted in ego, punto de partida, relatos, sexo on febrero 28, 2008 by laggos

Miré el reloj de mi muñeca, que marcaba las 20:10 y le dije que tenía que ir al baño. Ella me dijo que también quería ir así que nos levantamos a la vez de la mesa. Caminamos hacia el baño y la camarera nos miró como si nos fuéramos a ir sin pagar. Al llegar a los baños ella se metió al de “señoritas” y yo me metí al de “caballeros”. Me miré en el espejo, bebí agua del grifo y me puse a mear. Al salir ella ya estaba esperándome. Nos quedamos un rato mirándonos y sin decir nada. No sé que pensaría ella en ese momento, pero lo que yo pensé fue que lo nuestro no tenía ningún tipo de futuro. Empecé a ponerme cachondo así que le dije que si se quería meter en el baño. Ella aceptó. Entramos disimuladamente en el baño de señoras hasta el punto de llegar a hacer el tonto. Nos metimos en una cabina de WC y cerramos la puerta. Yo seguía teniendo en mi cabeza A day in the Life. Nos quedamos mirando de nuevo. En esa ocasión pensé que esos dos últimos meses de relación nos daba igual estar enfadados o no cuando íbamos a tener sexo. Muchas veces yo iba a su casa y habíamos discutido, pero simplemente iba a su casa y yo hacía lo que los dos queríamos que hiciera. Miré esos ojos verdes y le acaricié el pelo castaño. Ella me dijo que me quería y yo me sentí mal. No quise decirlo porque no me apetecía mentir en ese momento, de modo que la besé. La besé con pasión y ella a mí también. Le mordí el cuello y la oreja. Ella metió la mano dentro de mi camiseta, me la puso en la espalda y la cerró con tanta fuerza que incluso me llegó a arañar. Empezaba a jadear. Le quité el jersey que llevaba y le besé el pecho. Luego me apreté fuerte contra ella. Estaba bastante cachondo. La empuje contra la pared y le besé el cuello durante un rato. Ella me apartó un segundo para quitarme la camiseta. Yo también se la quité y le desabroché el botón del pantalón para poder tocarle el culo. Al hacerlo ella me agarró mi polla. Me dijo que me bajara los pantalones y lo hice. Entró alguien en el baño pero nos dio igual. Se metió la mano dentro del tanga y me dijo que yo también me tocara, así que lo hice. Mientras lo hacía me empujó contra el retrete para que me sentara. Se agachó y me empezó a morder por la pelvis, cerca de la polla. Me dolía lo suficiente como para quejarme, pero hice fuerza por no hacerlo. Dejó de morderme pero siguió agachada. Mientras ella estaba ahí abajo yo le cogía de la nuca y miraba al techo. En ese momento no pensaba en nada. Pasados los cinco minutos el que estaba lamiendo era yo. Ella gemía sin parar, pero no de una manera exagerada. Me levantó y me besó fuertemente. Los dos, ahí de pie, nos besamos con pasión. Casi nos arrancamos la cabeza. Decía que se iba a correr, así que se empezó a tocar y yo también lo hice. Todo se empezó a acelerar. Las oníricas imágenes que pasaban por mi mente eran indescriptibles. Volvió a mi cabeza A Day In The Life. Los sonidos de la orquesta se aceleraban. Cerré los ojos y las imágenes y la música que pasaban por toda aquella oscuridad se veían totalmente nítidas. Cada vez fue a más todo. Yo tenía los ojos cerrados y creo que ella tocaba mi piel pero no estaba del todo seguro. Vi una ventana por la que entraba una luz blanca. Esa luz era sonido. Eran violas, violines, trompetas, tubas, flautas, violonchelos… todo ello empezó a subir. Subió hasta el punto límite. Ya no podía subir más así que al llegar a la línea final todo el sonido se desvaneció. Campo verde. Abrí los ojos y ella me miraba con una sonrisa en su cara. Nos vestimos y salimos de ahí. Justamente al salir entró una chica bastante guapa en el baño de señoras, del que me pilló saliendo. Al vernos puso una cara de asco increíble. Yo le sonreí. Mi pelo negro estaba mojado del sudor, así que me pasé las manos por él hacia atrás para ir un poco más arreglado. No obstante mi aspecto era bastante peculiar en ese momento. Nos fuimos sin pagar la cuenta, algo que a Cristal le gustaba bastante. Salimos del Café con tranquilidad y riendo. Nadie nos dijo nada.