Archive for the salinger Category

El Guardián entre el Centeno, J.D. Salinger

Posted in citas, ego, libros, salinger on noviembre 21, 2007 by laggos

 

Antes de empezar querría aclarar una cosa. Yo no soy un tío que lea mucho, simplemente leo de vez en cuando algo que me apetezca leer. No es que desprecie la lectura ni nada de eso, simplemente es que soy muy vago, y para leer la basura de Dan Brown que todo el mundo lee es mejor no leer nada. Dicho esto voy a intentar hacer un post improvisado sobre este gran libro que significa mucho para mí.

Voy a empezar por el principio. La primera vez que de alguna manera oí algo de este libro sin que yo supiera que se trataba de este libro fue en 1º de la E.S.O.. Mi profesor de inglés(del que hablaré un día), era un fan cutre de los Beatles y nos empezó a contar la muerte de John Lennon. Él dijo que un tío se leyó un libro y al acabar un libro sacó la idea de que tenía que matar a John Lennon. Esto me pareció un poco raro a esa edad. Otro día, cuando era crío les dije a mis tíos que yo quería ser famoso, y me dijeron que me matarían como a John Lennon por no firmar un autografo. En fin, luego, también de crío, oí que lo mataron por haberse ido de los Beatles. Puff, yo a mi corta edad(física y mental) tenía un lío de cojones. Luego recién acabada la secundaria thorgal me mandó un link de una pagina que hablaba sobre J.D. Salinger, El Guardián entre el Centeno, y el asesinato de John Lennon. Pasado el tiempo le nombré ese tema y creo que me dijo que no esperaba que lo hubiera leído(el link). Al leer el link que me pasó, ese libro que nombró mi antiguo profesor de inglés ya tenía nombre. No obstante, a pesar de todas las teorías, la versión oficial del asesinato de John Lennon es que lo mató Mark David Chapman, persona que fue internada en un hospital psiquiátrico cuando era joven. El guardián entre el centeno era el libro de cabecera de Chapman. Después de asesinar a Lennon, disparándole cinco veces, Chapman se puso a leer el libro hasta que llegó la policía, la cual le detuvo sin ningún problema.

Quizá haya hablado demasiado sobre este tema, el cual se podía haber resumido en un par de frases, pero bueno, es igual, sigamos hablando del libro. Pasado el tiempo yo fui leyendo artículos o la opinión de la gente por internet sobre el libro. Y hará casi dos años mi colega thorgal(al cual le recomiendo que en el próximo post que haga ponga una publicidad bien grande de mi blog) me regaló por mi cumpleaños el libro. Fue un buen regalo, sí señor, xD. Los días anteriores a que me lo regalara le dije una cita del libro que había leído y me dijo disimuladamente: ¡¡¡¡No te lo compres!!!! Ahí empecé a sospechar algo. Finalmente había conseguido el libro.

Por si alguien no lo sabe El guardián entre el Centeno narra en primera persona dos días de la vida de Holden Caulfield, un joven estudiante de 16 años que ha sido expulsado de su instituto.

No querría entrar en temas muy personales pero este libro me gustó tanto como me… iba a decir como me cambió, pero debería decir afectó o transmitió. Lo empecé a leer en la habitación del hospital donde estaba ingresado mi padre. Luego, cuando mi padre salió, continué leyéndolo por las noches cuando estaba en el trabajo. No creáis que no hacía nada, os explico. Yo trabajaba en una empresa bastante grande, tipo la Opel, que hacía piezas de coches para la Wolsvaguen o como se escriba, y para la Seat. Trabajaba como almacenero, llevando toro y todo eso. La empresa iba a tres turnos, mañana, tarde y noche, y como iba de capa caída, empezaron a quitar gente en el turno de la noche, de hecho, en el turno de la noche no había más que unas 20 personas, en una empresa que por el día trabajan 500 o más. Es decir, por las noches parecía El Resplandor. Esa semana me pusieron a mí de noche(de 10 de la noche a 6 de la mañana), y por lo tanto no tenía casi nada de trabajo, prácticamente estaba ahí para vigilar, así que decidí llevarme el libro para no aburrirme. Esa semana en la que me lo leí por la noche fue bastante dura para mí. Podría ir con rodeos, pero la verdad es que me estaba volviendo loco la soledad que me estaba creando… tenía un tipo de angustia que nunca había sentido y una incomodidad que me estaba comiendo por dentro. Las horas ahí se me hacían eternas, y durante esas dos semanas sentí una incomunicación con todo el mundo. Las pocas veces que hablaba o estaba con alguien, eran unas pocas horas alguna tarde con Rehtse, el resto del día estaba durmiendo y en el trabajo.

Conforme lo iba leyendo iba viéndome más reflejado con Holden, ese adolescente con una visión tan distinta. Alguno quizá no se lo crea, pero es verdad. No por lo que le pasa en el libro, sino por la manera tan sincera, directa, pesimista y sarcástica que tenía de ver todo y a todos. Era como estar dentro de una persona que es igual que tú, pero que está en otro sitio y en otro tiempo distinto al tuyo… sinceramente el “viaje en el tiempo” hizo que me doliera la cabeza. Una de las cosas que me gusta de El guardián entre el Centeno es que es antecedente a su época, es decir, es muy adelantada a su tiempo, al igual que otras obras, las más conocidas serían algunas como la obra de Luces de Bohemia(la cual fui a ver al teatro) o por ejemplo La Naranja Mecánica(muy polémica y provocadora para su época, incluso también para esta. El libro no me lo he leido, hablo de la peli). El libro estuvo censurado durante un tiempo por el vocabulario que utilizaba y por su referencia al sexo y el alcohol, y fue uno de los libros más leídos en el pasado siglo. El día que terminé el libro creo que sonreí un poco, y luego la sonrisa se me borró de la cara y en ese momento me entró una angustia en el cuerpo que rara vez había experimentado…, no se, esas sensaciones en parte me gustan porque son distintas a cualquier otra cosa, y es difícil explicarlas, pero os diré que esa fue como si alguien me metiera en el estómago una especie de “orgasmo negativo”. Diría que la sensación fue tan fuerte por que estaba precisamente en ese sitio donde no había nada ni nadie. Se dice que en las primeras páginas del libro se puede intuir que Holden narra su historia desde un psiquiátrico y entonces empecé a rayarme sobre si yo, que me veía tan reflejado en él, acabaría igual. Aparte también hay alguna cosa más, pero no me apetece contarla. No quiero que este sea un post en plan “o, dios, nadie me entiende, todos son malos, estoy loco”, simplemente eso fue lo que sentí Y PUNTO.

En cuanto lo terminé a las tantas de la madrugada le mande un sms a thorgal donde únicamente escribí la última frase del libro, en plan, me lo has regalado?, pues ya me lo he leído. Puede que El Guardián entre el Centeno sea un libro que alguno pueda leer y no le transmita mucho, y le parezca un libro más que te cuenta la vida de un adolescente. Ahora iba a decir que hay que leer entre líneas para que no te parezca uno de tantos, pero no, simplemente hay que leerlo.

Quería hablar de J.D. Salinger, pero no quiero que esto se alargue mucho más así que meteros en el link que tiene en Wikipedia. Y no creáis que no me interesa el autor, me interesa tanto como el libro, de hecho, él es el libro y el libro es él, pero no quiero extenderme mucho y si me pusiera a hablar sobre él esto sería como dos posts juntos.
Otro día escribiré sobre Menos que Cero, que es un libro increíble y fantástico que también me recomendó thorgal, y que creo que a él se lo recomendó sontse. No obstante nunca superará a El Guardián entre el Centeno. Este es el post más neurótico que he hecho, darme tiempo y haré más.

 “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adonde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno.”