Archive for the psique Category

Inútil “creador”.

Posted in ego, miedo, nostalgia, odios, paranoias, psique, rarezas, relatos, sexo on agosto 29, 2009 by laggos

Él volvió a sentirse triste… no, no es exactamente triste. Él volvió a sentirse terriblemente vacío rodeado por una dolorosa belleza como si alguien le clavara un cuchillo directamente en el corazón… no, demasiado tópico y muy visto, no quiero hacer algo masticado. Él tras volver a ver una foto de ella se atragantó de manera estúpida con la última calada de su cigarrillo. Lo apagó en algo parecido a un cenicero y observó como el humo pasaba por delante de sus bellos ojos. “¿Por qué tuviste que aparecer?” se preguntó. Era la historia de un hombre que deseaba a una mujer que amaba a otro hombre. Un amor no correspondido aunque él nunca empleaba la palabra “amor”. Respiraba el ambiente de las calles de su ciudad mientras se preguntaba de donde vendrían esas personas y a donde irían y si ellos tenían grandes problemas en sus vidas o si les ocurrían cosas tan novelescas como para poder ser contadas en las letras de algún talentoso cantante que toca en garitos de mierda o si algún guionista vería la inspiración en sus vidas. Todo le sabía a poco cuando él veía la imagen de ella. Nada le completaba. Los sueños eran lo peor. A veces ella lloraba cuando ambos se besaban, pero todo era onírico y espantoso cada noche, hasta que se despertaba por la luz del sol que entraba por las ventanas de su apartamento. Se asomaba a la ventana para fumar un cigarrillo y empezaba a contar el número de chicas que se habían enamorado o se habían sentido atraidas por él. Las contaba con los dedos de las manos. Él solo quería hablar con ella, besarla, poder ir al cine con ella, sentarse en el banco de un parque riéndose de los personajes que pasaban por delante de ellos. Podía sonar aburrido pero él solo quería eso. Quería eso y follarsela. Aunque él nunca se había masturbado pensando en ella. Decía que nunca pensaba en las chicas que realmente le habían marcado cuando se masturbaba. Escuchaba algo de la música que salía por la radio y sentía asco. No hacía nada más que dibujar y morirse de hambre. Su trabajo era lento y sin futuro. Era un muerto viviente. Pensaba que podría morirse y no habría alcanzado nada de lo que quiso en un principio. Ni siquiera se habría quedado a mitad del camino como se suele decir. Tan solo había puesto el primer pie en la línea de salida y se quedó quieto el resto de la carrera mientras los demás no paraban de correr. Ella era una de las personas que corría. Pensó que si una vez ella viera la belleza que él… no, para nada quería escribir esto. Quería hablar de la insatisfacción y del vacío. Esto es una mierda, disculpar, llevo tiempo sin escribir y creo que ahora no me gusta nada de lo que he escrito nunca. He hablado de que A quiere a B y B quiere a C pero no se como expresarlo y es una tontería todo esto. Cigarros en la ventana de un apartamento solitario, masturbación, ciudad, recuerdos, vacío… Se tiene saber y sentir sobre todo aquello sobre lo que se escribe y a veces aunque sientas algo ni siquiera sabes como expresarlo. Últimamente no se transmitir nada en nada. Creo que por que pienso que no hay una manera adecuada y creía que la había. Vaya mierda. Voy a irme a cagar ya que últimamente es lo más parecido que hago a crear algo auténtico.

Anuncios

Levántate pequeño.

Posted in paranoias, psique, rarezas, relatos on mayo 26, 2009 by laggos

¡Ei pequeño!, ¿que haces ahí tirado? No te das cuenta que al levantarte del suelo verás un mundo lleno de posibilidades?… Si, posibilidades, puedes salir ahí fuera, coger tu armadura y ponerte a luchar, quizá te enamores de alguien mayor que tú, o incluso puede que alguien a quien odias se enamore de ti… La escuela, la arena, la pizarra y la pared con gotelé, ¿gotelé? ¿así es? Siempre esperarás que los héroes de los cómics te rescaten cuando vayas a ser atropellado pero por lo único que podrás rezar realmente será por un buen médico. Vamos pequeño, levanta y deja de pintar con esos lápices de colores en el puto suelo. Salta, grita, destroza y sigue hambriento, pero en otro lado, no te quedes quieto mientras crezcas hijo de puta. Quieres ser una estrella, quieres ser popular. Todos acabaremos igual…

Ya has crecido, ¿has aprendido algo? La primera vez que aprendiste algo fue cuando una noche viste a un bebé sostenido por las manos ensangrentadas de su madre… Vaya, parece que ahora haces cosas que antes no hacías… protestas, insultas, follas o lo intentas, fumas, te emborrachas, escuchas rock, ríes, tienes sueños… te dices que todo puede ser posible o imposible y sabes que el mundo no se puede cambiar tan solo puedes intentar seguir resistiendo en un mundo libre… Los políticos y las empresas te resbalan mientras te intentan tratar como a los demás… Estás al margen en un puto mundo libre, libre para ti, no para todos. No trabajas, no estás atado a una familia, aprovéchate de tu potra, y no te quedes quieto mientras aún sigues creciendo, tus próximos años dependerán de lo que hagas en estos, se un poco consciente de ello.

Desgarro insoportable

Posted in miedo, odios, paranoias, psique, relatos on abril 29, 2009 by laggos

Necesito una continua evasión que me acerque más a la barrera entre lo erróneo y lo permitido, entre el deseo concedido y el acto prohibido. Romper violentamente esa línea con la misma satisfacción que tiene el cazador al destripar a su presa. Quiero destrozar todo el lujoso salón de una casa que lleva años siendo espectador de la falsedad, el odio, el rencor y la hipocresía. Deseo dar un beso a los que desean en todo momento aquello con lo que solo pueden soñar y decirles: ¿qué os pensabais?. Anhelo el placer del descanso en el frio y duro suelo en mitad de un infierno nocturno. En medio de un caos irremediable entre la irresponsabilidad y la estupidez gritaré hasta reventarles los tímpanos y lanzaré todas esas sillas y mesas por la ventana rompiendo sus cristales que crearán un sonido tan sincero como el de la misma furia. Escupiré a los zapatos nuevos y perfectos e iré coleccionando zapatillas tan rotas como las mías. Acariciaré por la noche un césped húmedo rodeado de colillas de tabaco y porros al momento en el que, entre risas de borrachos y diálogos banales, miraré al cielo sin estrellas. Observaré las  luces de ese mismo puto bar mientras deseo que sea distinto. Buscaré entre las caras de la gente sin saber que quiero ni que espero encontrar. Vomitaré a todas las guarras hijas de la ignorancia en el momento en el que suelten su carcajada más insoportable. Me follaré a la mentira para después llorar como el bebé que un día este cuerpo fue. Haré callar al bufón más psicópata de toda la corte. Seguiré como siempre cuando al dormir nada de esto vea realizado.

La reflexión con los tres ancianos.

Posted in ego, espiritualidad, miedo, paranoias, psique, rarezas, relatos, sueños on marzo 28, 2009 by laggos

Antes de ver lo que había en aquel sitio yo ya tenía en mi cabeza el recuerdo o la imagen de mi charla pendiente con mi tutor. En esa charla, mi tutor no iba a hablar conmigo sobre como estaba siendo mi evolución en el curso o mi progreso en esta evaluación. De lo que él me iba a hablar era de como me estaba yendo la vida. La vida. Los días, el paso de ellos y como estos van pasando ante mis valores y mis defectos. Seguramente me sentaría en una silla más pequeña que la suya y este hombre (el cual es el tercero que más sabe en tecnología y animación 3D de España) me sacaría una gráfica en la que en la escala horizontal pondría los años, desde el 88 hasta el 09, y en la escala vertical pondría… la felicidad, los éxitos, lo querido que soy, etc… Seguramente yo ya sabría que es lo que él me iba a decir.

Casualmente, antes de llegar a mi reunión con él, me encuentro con tres ancianos en una sala de espera, con butacas rojas sobre un soporte metálico pintado de color negro. Me quedo algo inmóvil, ¿tanto miedo me daban antes los putos viejos? Esos tres ancianos no llevaban túnicas blancas ni eran ciegos videntes ni oráculos ni nada de eso. Eran viejos con jersey de lana, bastón, zapatillas de “estar por casa”, piel arrugada y demás complementos que se van uniendo a ti conforme cruzas los 70. No eran cultos, en absoluto, eran hombres casi analfabetos que nacieron al principio del pasado siglo. Ellos vieron toda una evolución en una tecnología que ellos no llegan a entender. Ellos vieron como las ciudades se envenenaban del ruido de los coches. Ellos vieron como los jóvenes tenían unos valores y un espíritu distinto cada década que pasaba. Ellos vivieron una guerra entre dos mismas estupideces.

De repente mis pantalones estan mojados. Pero no me he meado ni me he corrido por todo mi calzoncillo ni nada así, simplemente estoy empapado de sudor desde la cintura hasta los pies. Miro mi mano derecha. En la palma de ella está escrita la palabra “reflexión”. Cierro la mano y para cuando la vuelvo a abrir ya no hay nada escrito. Les miro, ellos sonríen. Ahora de una manera inconsciente lo veo todo claro y el simbolismo de este sueño se entiende a la perfección. Miro a mi muñeca izquierda y no hay reloj, pero la hora está dibujada con unas agujas de color azul de boli bic. Las no se que menos algo. Llego tarde a la reunión. Pero les veo sonrier a estos tres pre-moribundos y siento que nunca he hablado realmente con alguien así.

Empiezo a hacerles preguntas y ellos me contestan con algo de dificultad debido a no entenderlas bien. Me pregunto si cuando yo sea como uno de ellos entenderé a los chicos de 21 años. Al hacerles las preguntas entiendo las preocupaciones de todo esto. Veo mis miedos, mis intereses, mis objetivos y el producto de mis defectos. Siento curiosidad por la guerra. Les pregunto sobre ella y ellos no quieren hablar, parece que se ponen muy tristes, así que lo dejo… me deprime ver a ancianos llorando. Les pregunto sobre el amor, sobre las mujeres. Uno de ellos tan solo se besó una vez con una mujer, nunca hizo nada más con ninguna de ellas… siento pena por él. Otro estuvo toda la vida con la misma mujer. Y otro tuvo tres grandes amores en toda su vida, el primero a los 19, el segundo a los 34, el tercero a los 66.

El tiempo ya no se marca ni en una muñeca izquierda, todo es difuso y el blanco se mezcla con los otros colores… experimento un viaje en el que el lugar carece de importancia y el pensamiento es tan grande que anula a todo mi cuerpo.

Pasado un largo tiempo indeterminado, algo empieza a borrarse… el inconsciente se está masturbando en el retrete justo cuando entra su madre al baño. Ya deja de haber blanco. Deja de haber cualquier color. Noto algo en los ojos, ¿que ojos? Esos que están tan arriba quizá. Noto varias manos y un dolor de cabeza. Noto frío en el pecho. Noto un cuerpo cansado después de estar unas cuantas horas casi inmovil. Giro una cabeza, esta cabeza, mi cabeza. Veo un techo blanco muy oscuro. Veo una pared y unos muebles y unas sábanas. Giro otra vez mi cabeza, cansada de un día que aún no he empezado. Veo unos leds rojos. Las 7:18. Llego tarde al instituto.

Escupitajos de realidad

Posted in miedo, odios, paranoias, poemas, psique, rarezas, relatos, sexo, society, sueños on marzo 13, 2009 by laggos

Tengo mucho que correr y muy poco tiempo, te miro y veo todo lo que quiero y no puedo tener.

Vaya pesadilla más larga, empapado en sudor y pegado a la pared… Sonrío a mis pensamientos más oscuros mientras alzo la cabeza para saludar al sol.

Si bien no valgo para mucho sueño con poder hacerlo y por muy bajo que acabe cayendo solo al soñar seguiré siendo libre.

Riete del miedo de un chico asustado, bloqueado y débil, escúpele, insúltale, humíllale, pégale, asfixiale, mátale, por lo menos ahí la insensibilidad no intentará camuflarse.

Observa el muñón de ese mendigo en la puerta de un gran centro comercial. Gente evitando mirar con la cabeza por encima de esos gritos de auxilio que expulsa a través de una fétida boca. Alrededor suyo todo parece normal, pero basta con mirar al suelo y ver esa anomalía que tan poco encaja con nuestra vida cotidiana. “Que suerte tenemos, hemos nacido tan normales…”.

A la puta mierda la esperanza de los planes de futuro si todo con una puta frase se destruye. A ti cabrón, te digo, hijo de puta, desgraciado, ójala nunca hubieras nacido…

El sueño y el deseo es lo único que consigue hacer que siga en pie, no obstante tambien es la condena que tiene mi desgracia.

Te muerdo, te desgarro, te jodo, eras esa zorra que ni siquiera se deja tocar, y ahora yo te violo, eres la envidia, la vanidad, la clase, la calidad, la falsedad, la hipocresía, la sensualidad, la sexualidad, la agonía, el demonio. Eres lo bueno con lo malo.

Esnifando pensamientos(o alguna otra cosa)

Posted in ego, psique, society on febrero 5, 2009 by laggos
imagen de Waking Life

Hoy estoy un poco mejor. He vuelto un poco antes de clase y no tenía que quedarme esta tarde, de modo que me he sentido más “liberado”. En el viaje de bus de regreso a casa he estado en trance o algo así. Los cascos de mi mp3 se han jodido y ahora tengo más tiempo para pensar en lo que no me gusta de mi y de mi vida. No obstante en ese viaje he dejado toda esa mierda con intención depresiva a un lado y simplemente he estado “yo solo”. Where is my mind? Estaba mirando por la ventana mientras todos los coches, personas, buses, motos y bicis que iban en contra desaparecían al paso del autobús… No se muy bien como explicar algo tan abstracto como los pensamientos, de modo que no voy a seguir por ahí. La mayor de mis preocupaciones o una de las mayores siempre ha sido la gente. La gente, la gente, la gente… Somos seres humanos, el animal que más desprecio, supongo que porque ha sido el que me ha tocado vivir. Si fuera un conejo que intenta follar como un cabrón en alguna parte de África a lo mejor mi vida sería más simple, pero estoy seguro que antes de haber podido follar una sola vez con la conejita playboy de turno una puta culebra se habría acercado sigilosamente por detras y violentamente se lanzaría directamente a mi cuello hasta ahogarme y desangrarme. Acto seguido todo mi cuerpo pasaría por su largo cuerpo descomponiéndose poco a poco. Dejando a un lado la posiblidad de haber sido un conejo, el problema es la gente, las relaciones, nuestros puntos de vista, y como no, nuestra necesidad. Todo en un principio es necesidad. No somos mucho más que cavernicolas con zapatillas. La necesidad pasa al interés supongo. Hasta cuando ayudas a alguien lo haces para sentirte bien contigo mismo y decir: “que buena persona que soy que he ayudado a una persona desinteresadamente”. ¿Desinteresadamente? Y una mierda. La verdad es que no quería soltar OTRO sermón metiéndome con nuestra especie, pero parece que lo acabo de hacer. La inspiración ahora mismo está como a mil putos kilometros de aquí. ¿Que he hecho hoy? Me he despertado, he pensado en si ir a clase o no, he llegado un poco tarde, he estado trabajando con el premiere, he hablado, fumado, hablado y fumado, y un largo etc de cosas que a nadie le importa y que si las incluyera aquí me podría extender más de lo que quiero. Como decía, la gente… hoy quizá estoy mejor porque he hecho un esfuerzo psicológico y he intentado moverme por “impulsos” sin pensar repetidas veces antes de actuar. A veces pienso tanto en si hacer una cosa o no que para cuando me decido a hacerla todo el mundo ya está durmiendo o follando en sus casas. El ser transparente es algo que nunca lo conseguiré. Actúo de una manera muy diferente dependiendo de las personas con las que estoy. Tampoco quiero proponerme retos ni nada parecido, eso nunca ha valido para nada. Dentro de unas horas voy a ver en preestreno el Curioso caso de Benjamin Button. Gratis, ja     ja         ja         ja.       Ahora me largo de aquí despues de haber dejado estas frases tan poco inspiradas.

Para el que lea esto: que tengas un buen día.

Arcadio analizando/se(II): Samuel

Posted in arcadio, psique, rarezas, relatos on enero 11, 2009 by laggos

¿Cuando conociste a Samuel? …Creo que le conocí justo cuando necesité conocerle. Las personas desaparecen y aparecen de repente en tu vida, cuando ya no son útiles no las vuelves a ver, si para ti fueran útiles no las separarías de ti, simplemente somos así, interesados, pero con algunas personas como con Samuel, hay algo más… Es bastante distinto a mí, y tampoco creo en eso de la complementación y todo eso, no es tan simple… ¿Alguna vez te has sentido sexualmente atraído por él? No, nunca me ha atraído sexualmente, aunque es muy guapo y siempre ha estado con chicas, y con algún chico, pero con las chicas le falla algo siempre que está con ellas, no sé, a mi también, eso es en lo que más nos parecemos, quizá esa sea nuestra unión, pero no creo que sea únicamente eso… ¿Como lo describirías? No lo sé… Es más místico de lo que parece a simple vista y la gente le menosprecia y eso es lo que más le molesta, aunque cuando la gente lo hace él suele hacer una locura… no obstante siempre intenta parecer una persona segura de sí misma y capaz de soportar casi cualquier cosa, como si estuviera por encima de los demás, pero en realidad él no es así y su armadura es su mayor debilidad… le tiene tan ahogado a veces… claro que casi nadie se da cuenta de todo esto… ¿Te parece que tiene talento? Es muy relativo todo eso del talento… en comparación con la gran mayoría supongo que sí. Es una de las personas más inteligentes que conoceré, escribe muchísimo y es muy bueno en ello. Conoce en profundidad distintos temas importantes pero que carecen de interés para la mayoría de la gente. ¿Y los alucinógenos que él toma? No sé, yo nunca he tomado muchas drogas en exceso, aunque el alcohol y el tabaco también son drogas, lo que pasa es que están permitidas. Tan solo me gusta la evasión, como a él, pero a él le gusta mucho más la experimentación, disfruta mucho más que yo con los alucinógenos… Alguna vez he probrado algo, pero lo que sentí no fue bueno, soy demasiado susceptible ante todo tipo de sustancias, enserio, no obstante me encanta beber y nunca me he planteado si soy un alcohólico o no, ¿crees que beber solo en casa es de ser un alcohólico?, ahí ya entran las distintas opiniones, pero me gusta hacer por la noche ese tipo de locuras sin sentido, a la gente todo le parece una vergüenza, y eso si que es una vergüenza… ¿Por que por la noche? Pues porque la noche tiene otro ambiente, la ciudad cambia y deja de fingir. Me encanta trasnochar, dormirme justo cuando ha salido el sol… Las noches deberían ser más largas, el sol no debería salir en quince horas o algo así… Mira Arcadio, podrías viajar a Dinamarca, ahí la noche no acaba. No, jamás viajaría a esos países en lo que están 6 meses sin ver la luz del sol. Por la noche no aparece la gente que sueles ver caminando por la calle al medio dia, y si siempre es de noche esas personas se te aparecen en medio de esa oscuridad iluminada. Entonces te puedes volver muy loco, yo me volvería loco… ¿Estuviste bien cuando él te presentó al grupo de escritores? Eso me gustó de él, fue un gran descubrimiento ese grupo de poetas malditos, por lo menos no me aburrí. Siempre quería encontrarme a gente así, de vez en cuando ves a personas que quieren desentenderse de todo eso como los impuestos, las hipotecas, el seguro del coche, la mujer y todo eso… Algunos eran realmente buenos, y aunque algunos fueran vagabundos también había otros que iban de intelectuales o algo así, y además varios tenían tanto dinero como mi familia o la de Samuel, y probablemente en su propio circulo social jamás admitiría que iba con gente como nosotros… ¿Como estuvo él esa noche? Le note reservado y no se por qué, era como sino quisiera que me acercara a su grupo de psicópatas… Pensé que quizá fue porque yo ya no escribo, nunca llegué a escribir nada coherente. No materializo las cosas que pienso ni les doy forma, no pinto, no soy músico, no soy nada de lo que ellos querrían que yo fuera. Lo más gracioso de todo es que siempre he opinado que nunca debes juntar a un artista con otro, siempre va a haber una estúpida e infantil competición. Debía pensar que no me merecía estar ahí, pero bueno, su chica tampoco hacía nada, tan solo escribía en un blog de internet sobre “lucha social”, increíble ¿no? ¿Por escribir cuatro chorradas ya es algo? Además a él eso no le importaba nada de lo que ella escribía, tan solo iba con ella por la misma y eterna razón que todos tenemos…

Esa noche para mi fue como si no tuviera que estar ahí, me sentía como un extraño en mi propia casa. Por esas calles en las que estuve era por las que siempre solía ir, bueno, tu ya lo sabes, entonces no sabía bien como sentirme ni que decir, no sabía que hacer… Un extranjero.

Arcadio analizando/se(I): El shock de mi infancia.