Archive for the espiritualidad Category

La reflexión con los tres ancianos.

Posted in ego, espiritualidad, miedo, paranoias, psique, rarezas, relatos, sueños on marzo 28, 2009 by laggos

Antes de ver lo que había en aquel sitio yo ya tenía en mi cabeza el recuerdo o la imagen de mi charla pendiente con mi tutor. En esa charla, mi tutor no iba a hablar conmigo sobre como estaba siendo mi evolución en el curso o mi progreso en esta evaluación. De lo que él me iba a hablar era de como me estaba yendo la vida. La vida. Los días, el paso de ellos y como estos van pasando ante mis valores y mis defectos. Seguramente me sentaría en una silla más pequeña que la suya y este hombre (el cual es el tercero que más sabe en tecnología y animación 3D de España) me sacaría una gráfica en la que en la escala horizontal pondría los años, desde el 88 hasta el 09, y en la escala vertical pondría… la felicidad, los éxitos, lo querido que soy, etc… Seguramente yo ya sabría que es lo que él me iba a decir.

Casualmente, antes de llegar a mi reunión con él, me encuentro con tres ancianos en una sala de espera, con butacas rojas sobre un soporte metálico pintado de color negro. Me quedo algo inmóvil, ¿tanto miedo me daban antes los putos viejos? Esos tres ancianos no llevaban túnicas blancas ni eran ciegos videntes ni oráculos ni nada de eso. Eran viejos con jersey de lana, bastón, zapatillas de “estar por casa”, piel arrugada y demás complementos que se van uniendo a ti conforme cruzas los 70. No eran cultos, en absoluto, eran hombres casi analfabetos que nacieron al principio del pasado siglo. Ellos vieron toda una evolución en una tecnología que ellos no llegan a entender. Ellos vieron como las ciudades se envenenaban del ruido de los coches. Ellos vieron como los jóvenes tenían unos valores y un espíritu distinto cada década que pasaba. Ellos vivieron una guerra entre dos mismas estupideces.

De repente mis pantalones estan mojados. Pero no me he meado ni me he corrido por todo mi calzoncillo ni nada así, simplemente estoy empapado de sudor desde la cintura hasta los pies. Miro mi mano derecha. En la palma de ella está escrita la palabra “reflexión”. Cierro la mano y para cuando la vuelvo a abrir ya no hay nada escrito. Les miro, ellos sonríen. Ahora de una manera inconsciente lo veo todo claro y el simbolismo de este sueño se entiende a la perfección. Miro a mi muñeca izquierda y no hay reloj, pero la hora está dibujada con unas agujas de color azul de boli bic. Las no se que menos algo. Llego tarde a la reunión. Pero les veo sonrier a estos tres pre-moribundos y siento que nunca he hablado realmente con alguien así.

Empiezo a hacerles preguntas y ellos me contestan con algo de dificultad debido a no entenderlas bien. Me pregunto si cuando yo sea como uno de ellos entenderé a los chicos de 21 años. Al hacerles las preguntas entiendo las preocupaciones de todo esto. Veo mis miedos, mis intereses, mis objetivos y el producto de mis defectos. Siento curiosidad por la guerra. Les pregunto sobre ella y ellos no quieren hablar, parece que se ponen muy tristes, así que lo dejo… me deprime ver a ancianos llorando. Les pregunto sobre el amor, sobre las mujeres. Uno de ellos tan solo se besó una vez con una mujer, nunca hizo nada más con ninguna de ellas… siento pena por él. Otro estuvo toda la vida con la misma mujer. Y otro tuvo tres grandes amores en toda su vida, el primero a los 19, el segundo a los 34, el tercero a los 66.

El tiempo ya no se marca ni en una muñeca izquierda, todo es difuso y el blanco se mezcla con los otros colores… experimento un viaje en el que el lugar carece de importancia y el pensamiento es tan grande que anula a todo mi cuerpo.

Pasado un largo tiempo indeterminado, algo empieza a borrarse… el inconsciente se está masturbando en el retrete justo cuando entra su madre al baño. Ya deja de haber blanco. Deja de haber cualquier color. Noto algo en los ojos, ¿que ojos? Esos que están tan arriba quizá. Noto varias manos y un dolor de cabeza. Noto frío en el pecho. Noto un cuerpo cansado después de estar unas cuantas horas casi inmovil. Giro una cabeza, esta cabeza, mi cabeza. Veo un techo blanco muy oscuro. Veo una pared y unos muebles y unas sábanas. Giro otra vez mi cabeza, cansada de un día que aún no he empezado. Veo unos leds rojos. Las 7:18. Llego tarde al instituto.

Anuncios

Tiempo Final

Posted in espiritualidad, poemas, psique, rarezas on diciembre 14, 2008 by reh7se

Llevo días reprimiendo eso.

Llevo días imaginando aquello.

No consigo olvidarme de esto.

Pero me alegro de escupirlo de mi adentro.


Esto, eso y aquello,  son lo mismo.

Pero no entiendo porque la gente no lo entiende:

A lo mejor si aquello se convirtiera en esto, no.

Si eso se  transformara mejor en esto…tampoco.


¿Por qué la multitud no lo entiende?


Mirar, es fácil. Pasado, presente y futuro están unidos,

¿de qué modo?

Por eso, esto y aquello.


Me río de vosotros, yo ya lo he conseguido.

Mi tiempo, ya no es tiempo. Qué placer.

Seguiréis contrarreloj, toda vuestra mortal vida,

y no os dais cuenta que vuestro humano tejido está bordado de eso, esto y aquello.

Sólo debéis oír el susurro de la aguja,

y cuando haya confeccionado el mayor temor humano,

entonces, lo habréis entendido.

Pero será tarde. Ya no sentiréis el placer, el gusto del cual

no sois dignos de saborear.

Sólo para aquellos que escuchen el rasgar de la aguja,

sólo para ellos, se ha creado un tiempo distinto,

el tiempo final, le llamamos.

rehtse

El ángel del cielo plateado…

Posted in espiritualidad, odios, poemas, psique, rarezas, relatos on noviembre 18, 2008 by laggos

Abres la puerta de la locura
En la calma más insolente
Matas a la niña de ojos marrones
Y encuentras el caótico futuro

Corriendo la mañana llegas
Por la azotea del cielo plateado
Pájaros muertos cayendo desde lo alto
Al crudo duro negro asfalto
Y piensas… tum tum tum

Oh oh oh… oh oh oh…

Miras la calle y vomitas
Ellos no son lo que deberían ser, piensas
Te repugnas tanto viendo al joven o al viejo
Das besos a tu verdadera familia…

Saltas la cristalera
Fumas un cigarro
Hablas con el ángel del cielo plateado

Te cuenta lo que en vida él quería
oyes “introduce una pequeña anarquía”

Metete en la humillación
Asesinando a la estirada madre
Que le compra crema para acné
A su rubia niña rica

Oh oh oh… oh oh oh…

Futuro con barras de plata
Y guardias mudos
Con porras del color de la escarcha…

Corriendo la mañana llegas
Por la azotea del cielo plateado
Pájaros muertos cayendo desde lo alto
Al duro negro asfalto
Y piensas… tum tum tum

Oh oh oh… oh oh oh…

¿a que sabe ese trozo de queso?

Posted in ego, espiritualidad, miedo, nostalgia, paranoias, psique on octubre 26, 2008 by laggos

Somos como ratones en un laberinto con un gran reloj encima. Al final de ese laberinto hay un jugoso y dudoso trozo de queso. Ese trozo de queso nunca lo hemos visto, pero siempre hemos oído decir a alguien que conoce a uno que una vez lo mordió y que era lo mejor que existe en el mundo. Desde cualquier punto del laberinto se ve el reloj que, moviendo sus agujas al revés, produce un hipnotizador tic-tac-tic-tac que al final dejamos de notar. No hay nada más lejano que alcanzar el trozo de queso. No hay nada más paradójico que el momento posterior al de clavar los dientes en la promesa amarilla. Yo nunca he visto ese trozo de queso, tan solo me amarga la importancia que le doy al reloj que todos tenemos encima. Creo que si consigues algo que crees que es ese delicioso trozo de queso adquieres acto seguido la locura que germina por la falta de sentido de nuestras vidas. Por eso, lo único que hay que tener para poder seguir caminando por el laberinto es un buen trozo de queso al final de camino.

Todo esto no ha sido más que una especie de comparación con nuestra vida real. Pensar en el futuro puede deprimirte bastante, no obstante, es esa posibilidad de que algún día seremos felices nuestra propia pila que nos da la energía para poder continuar funcionando. Obviamente el queso es esa felicidad, una felicidad inalcanzable, una felicidad en la que serás más feliz si esperas conseguirla que consiguiendola.

No creo que sea bueno lo que se consigue cuando “alcanzas” el cielo, o el nirvana, o el paraiso, ni siquiera creo que se pueda alcanzar. ¿Se supone que todo eso es un lugar en el que el sufrimiento no existe, que no hay problemas, que no existe el tiempo, que todos estamos conectados y que lo único que sentimos es un eterno orgasmo? Lo más seguro es que si todos estuvieramos en un eterno orgasmo, el orgasmo, el climax tal y como lo conocemos dejaría de resultarnos atractivo, por lo que todo se convertiría en una nueva monotonía. Todo esto lo digo desde la ignorancia que supone estar encerrado en este mundo con estos cinco sentidos y utilizando tan solo la décima parte de mi cerebro.

Todos estos pensamientos han surgido de algo tan simple como que yo estaba echado en mi cama leyendo(la introducción que hizo Arthur Miller para la obra de teatro Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams, y de la que tengo que hacer una “exposicion” oral delante de toda la clase durante cinco minutos) y he visto a mi hermano, el cual ahora está trabajando sin parar, fuera de la ciudad casi todos los días y sin tener un instante de vida. Mi hermano estaba en el ordenador viendo un capítulo de Dexter. Le ha sonado el móvil y era su novia, le ha llamado y le ha dicho que quería quedar. Mi hermano ha parado el capítulo resoplando con la cara seria. Hoy ha sido el único dia libre que ha tenido en doce días. Mi hermano se ha arreglado un poco y se ha ido con mal humor a ver su novia sin ninguna gana. Todo eso me ha hecho pensar en la felicidad de la cual obviamente no está disfrutando mi hermano. Tiene 28 años y se le está pasando el arroz. Mi hermano y yo no nos parecemos en nada, él no suele hablar mucho(aunque eso varía según la persona con la que esté), a simple vista es bastante serio, se sacó la carrera de Ingeniero Técnico Industrial, no le gusta mucho salir hasta tarde, prefiere ver lo que le echan comerciamente hablando que intentar buscar un poco, lee más que yo(sobre todo Mundodisco y libros de ciencia-ficción) aunque le hice leer El guardián entre el centeno y no le gusto, lleva gafas, barba, es un poco más bajo que yo, etc etc… Le he visto y he pensado que tiene 28 años, que hace casi cuatro años que está con su novia y que tiene pinta de que va a estar con ella mucho más tiempo, y que esta vida que está viviendo ahora va a ser la que va a vivir durante el resto de su vida, y sinceramente no le veo alegre, no le veo feliz. Dentro de unos años empezará una familia y no se… ¿ya está todo? El solo hecho de pensar eso hace que brote en mi un agobio de lo más desagradable.

Me ha hecho pensar en si todas esas personas a las que admiro se han sentido tan amargados a pesar de haber sido alabados popularmente. Me ha hecho pensar en si el queso que todos ellos supuestamente han conseguido es la solución. Obviamente no es la solución, aunque por lo menos el haber conseguido cosas que otros sueñan es una manera distinta de haber vivido la vida. La felicidad es y ha sido siempre algo utópico. Es cierto que hay momento de felicidad y de verdadero climax, pero algo tan abstracto como la felicidad es imposible imaginarla. La felicidad consiste en esperar ser feliz. La esperanza y la felicidad son dos cosas que nosotros siempre relacionamos inconscientemente. Me encantaría estar todo la vida esperando hacer algo realmente importante para mi, de ese modo siempre sería feliz. Sería como ser eternamente joven.

Es domingo por la tarde-noche y me apetecía filosofear un poco. He cambiado la plantilla del blog, ya estaba cansado de ese color blanco-azul. La mayoría de los blogs que leo tienen el fondo negro y a mi me parece más alegre y creo que encaja bastante mejor con mi rencor hacia las estupideces que no paramos de repetir en este mundo. Esta semana me he dado cuenta de que estoy más loco de lo que pensaba, ¿sabeis cuando veis un personaje en una pelicula y decís “este tio está loco”?, pues yo hoy he tenido un momento de esos que prefiero no recordar. La verdad es que me alegro de estar algo loco ya que sino sería muy aburrido(más aún). Os dejo, tengo un trabajo sobre Un tranvía llamado Deseo que tengo que empezar y terminar. Espero que espereis ser felices.

Un video onírico en un televisor antiguo.

Posted in espiritualidad, relatos, society on agosto 28, 2008 by laggos
esto no es morbo(antimorbo), obra de Juan Pablo Garcia.

esto no es morbo(antimorbo), obra de Juan Pablo García.

Un televisor antiguo muestra las imágenes de una grabación deteriorada en la que aparece Samuel. Samuel está hablando a la cámara en una habitación con telas rojas que cuelgan del techo. Él se mueve entre ellas. Se muestran imágenes de Samuel entre las sombras. Habla.

¿Alguna vez habéis tenido la sensación de querer matar a esa persona que tanto poder os da? Morderla, devorarla, arrancarle la piel con furia mientras ella grita de placer con los ojos cerrados. Estamos en un punto en el que ni siquiera sabemos que existe ese poder, el poder de la evasión…

Samuel aparece en la azotea de un edificio. Se tambalea mientras habla. Detrás de él, al fondo, hay una chica bailando sin ninguna coordinación, dejándose llevar. Ahora todo se ve en blanco y negro.

¿Que probabilidad habría de que esto le gustara a alguien?, alguien ciego y antiguo… lo arreglan todo con la palabra “pretencioso”. Todo lo que a nuestro estúpido modo de ver todas las cosas nos parece extraño crea en nosotros una profunda hostilidad hacia lo que no entendemos… Todo lo distinto es indiferente y todo lo rechazado es también atacado… Abrir vuestras mentes ante ese caos necesario en estos días tan inútiles… La abstracción nos asusta aún cuando decimos que nos atrae.

Samuel ahora aparece en color en una sala de locución. Tiene puestos unos cascos negros en las orejas y lleva gafas de sol. Le habla sentado a un micrófono negro.

¿Que tendría que pasar para que los ñues caminaran por el asfalto de nuestras podridas ciudades? Un caos, un gran caos que nos venza, estamos en el borde de todos los tiempos y quizá nos caigamos… Aún cuando los ñues escupan hierba sobre las farolas, continuará alguien intentando decorarlo todo para controlar a cualquiera que se salga de la delgada línea que nadie sobrepasa. Abrir vuestra mente y mirar lo que os encontráis.

The End.

Posted in espiritualidad, musica, poemas, the doors, videoclips on junio 21, 2008 by laggos

Este es el fin, bello amigo… Este es el fin, mi único amigo, el fin… De nuestros elaborados planes, el fin, De todo lo que se tenga en pie, el fin, Sin seguridad o sorpresa, el fin, Yo nunca mirare dentro de tus ojos… otra vez

Puedes hacerte una idea de lo que será tan ilimitado y libre, Desesperadamente necesitado, De la mano de algún extraño, En una tierra desesperada

Perdido en una Romana tierra salvaje de dolor y todos los niños están locos, Todos los niños están locos, Esperando a la lluvia de verano

Hay peligro en el borde del pueblo, Pasa por la autopista del rey, nena, Extrañas escenas dentro de la mina de oro, Pasa por la autopista del oeste, nena… Monta la serpiente, Monta la serpiente, hacia el lago, el antiguo lago, nena. La serpiente es de larga siete millas, Monta la serpiente, Es vieja y su piel es fría

El oeste es lo mejor, El oeste es lo mejor. Ven aquí y haremos el resto. El autobús azul nos esta llamando… El autobús azul nos esta llamando, Conductor, donde nos lleva

El asesino se despertó antes del amanecer, Se puso sus botas, Cogió una cara de la vieja galería y anduvo por el pasillo, Fue a la habitación donde vivía su hermana, Y entonces pago una visita a su hermano, Y entonces él… el camino por el pasillo, Y llego a una puerta, y miro dentro: “¿Padre?”-“¿Si hijo?”- “Quiero matarte, Madre, quiero…… Follarte!”

Vamos, nena, coge la oportunidad con nosotros, Vamos, nena, coge la oportunidad con nosotros, Vamos, nena, coge la oportunidad con nosotros, Y conóceme en la parte de atrás del autobús azul, Aun ahora… Autobús azul… Oh ahora… Autobús azul… Aun ahora… Uuuh, yeah

Este es el fin, bello amigo, Este es el fin, mi único amigo, el fin, Duele dejarte libre, Pero nunca me seguirás, El fin de la risa y las mentiras suaves, El fin de la noche en la que nosotros intentamos morir…

…Este es el fin.

La música y el espíritu de los 60

Posted in bob dylan, dalí, discos, espiritualidad, musica, psique, society on marzo 2, 2008 by mag4z

Esto es una redacción que tenía que hacer para clase de lenguaje, el tema lo he escogido yo. No os quedéis con lo superfluo.

 

La música popular ha cambiado, a peor, evidentemente. Ya nada queda de aquel orgasmo creativo que se disfruto sobre los 60, exactamente de 1956 a 1973. No solo en el ámbito comercial, una máquina masiva de producción de dinero, además de una sutil guía sobre la creación de canciones de belleza ausente, duración atractiva limitada, y facilidad compositiva insultante, dependiendo su éxito, en el número de repeticiones en las cadenas de radio y de la imagen del pseudo-artista, sino también, en la música independiente, donde la gran mayoría de músicos actuales se ven obligados a refugiarse, debido a la castración artística que ejercen las grandes productoras discográficas, teniendo como inconveniente la casi segura pérdida de dinero por la falta de público con una cultura musical mínima, aunque aun así, también aquí se huele mucha mugre.

La razón de que los grupos o solistas con mayor talante artístico actual, además de carecer de público masivo, carezcan de la creatividad, capacidad de innovación y espíritu de los 60, es todo un interrogante. Las razones que suelen llegar a las cabezas de muchos, son, por una parte, que simplemente en esa década milagrosa, habitaban personas con mayores dotes musicales, algo ilógico, y otra, mas elucubrada, prefiere pensar que ante el hecho de que la música comercial e independiente (o underground, como se denominaba en aquella época) no eran sinónimo de carencia artística o calidad respectivamente, y gracias a la inexistencia de discográficas con el único afán de engordar los bolsillos, era posible una justa difusión musical. Pero no todo es tan sencillo, ya que, hoy mismo, cualquier persona con una economía media y un ordenador, puede acceder a programas y otros periféricos que permiten la grabación casera de un disco con una calidad mínima, además de la posibilidad del uso de Internet como medio de difusión de su arte, pero sin embargo, sigue siendo exageradamente difícil encontrar a alguien que solo tenga un ínfima parte de lo que tenían personajes como Bob Dylan, John lennon y Paul McCartney, Jimmy Hendrix, Lou Reed, Mick Jagger y Keith Richard, Jim Morrison… la lista sigue y sigue.

Si no depende de factores íntegramente relacionados con lo musical, tendrá entonces que deberse a factores de índole sociocultural. La guerra del Vietnam, la aparición de nuevos ritmos musicales y el descubrimiento en la sociedad de nuevas drogas de carácter alucinógeno, como la marihuana o el LSD, desencadenaron una generación entera que demandaba valores humanos básicos, como la libertad de expresión, la igualdad, la justicia, el amor libre… Estos, en su punto álgido, se autodenominaron hippys. Fue cuando el hecho se convirtió en moda, y por lo cual, los valores se perdieron, que apareció un excesivo numero de tipejillos totalmente tópicos, escuálidos y vegetarianos, con una fachada llena de amor que ocultaba unos fuertes deseos sexuales y drogadictivos, sobre los que eliminaron la magia colectiva en cuestión de meses, en el denominado “verano del amor´´ de 1968, siendo justo el año anterior el ya considerado por muchos críticos de prestigió como posiblemente el mayor año para la música del siglo XX, discos LP como “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band´´ de los Beatles, “Forever Changes´´ de Love, “The Velvet Underground and Nico´´ de la Velvet Underground o el homónimo de los Doors, entre otros muchos, demuestran lo dicho.

 

Fue a partir del momento en que la mística generación perdió la fe en si misma y en sus propios ideales, cuando, por division social, se crearon etiquetas en torno a los estilos musicales, limitando la variedad musical de los grupos, cuando comenzaron a aparecer las primeras productoras sedientas de dinero y ambiciones, cuando un espíritu de inevitable cambio, de fin de la fiesta, empezó a aflorar en la gente, cuando se creyeron el cuento de que la alineación es inevitable, cuando, desafortunadamente, la música murió. Desde entonces cada vez es mas difícil encontrar música viva, hasta el punto de que hoy en día apenas existe. Nostalgia por lo nunca vivido es lo único que asola al fanático musical actual, que vive anclado en el pasado.