Archive for the citas Category

El final de una obra de teatro.

Posted in citas, ego, relatos, society on marzo 8, 2008 by laggos

Blanco y negro. Se ve a un chico sentado en el suelo y con la espalda apoyada en un armario.

Voz femenina

¿Que crees que pasará ahora?

Chico

¿Que qué pasará? No lo sé, ni los más sabios pueden averiguarlo… Lo único que se con total certeza es que yo estoy aquí sentado y que tú estás delante mío.

Voz femenina

¿Que opinas de todo lo que ha pasado?

Chico

Mmm… Han pasado muchas cosas los últimos días, la gente que me rodeaba ha cambiado, yo he cambiado… ha sido como… ¡PLOM!, una explosión muy fuerte que no dura más de un segundo, pero que cuando ya ha pasado ese segundo todo ha cambiado, no obstante no quedan restos de aquella explosión, nadie habla, así que no intentes hablarle a alguien de todo eso…

Voz femenina

¿Estas contento con ellos?

Chico

¿Contento con ellos? Yo no estoy con ellos.

Voz femenina

¿Pero que te parece lo que le ha ocurrido a cada uno?

Chico

Cada uno ha recibido su merecido supongo, incluido tú o yo… Los defectos que tiene la personalidad de cada uno es lo que acaba creando esas grietas en la vida de cada persona. Si eres una persona vacía y sin ningún tipo de personalidad acabas poniendo tanta niebla en tu vista que al final de tu vida te das cuenta de que te has ido quedando totalmente ciego… Aunque claro está, resulta estúpido hablar de “defectos de personalidad”. Y si quieres que te hable un poco sobre toda esta gente, te diré que por ejemplo… Gabriel, él tiene lo que se merece, su inseguridad y falta de decisión le han conducido a estar solo, jugó con las dos chicas que más le querían, y jamás puedes jugar con una chica que te quiera, eso es algo que todo el mundo debería saber. Eva, una persona que ha manipulado a todos los “ciegos” con los que se iba encontrando, supongo que la ceguera se le acaba pegando de algún modo u otro, por que si lo que ella quería era sentirse superior a los que tiene al lado debería haberse dado cuenta de que cuando te rodeas de gente inferior tú también te acabas sintiendo inferior. Tú eres tú y las personas que te rodean. La gente ignora mucho el valor que tienen las personas que están a su alrededor. La situación de Eva ha acabado resultando totalmente irónica. Me río ¿sabes? Jaja… No hay nada peor que un niño riéndose de un hombre mayor sin piernas.

Voz femenina

¿Saúl?

Chico

Es bastante triste lo de su galeria. ¿A quien no le da tristeza algo así?

Voz femenina

¿Sientes envidia de Lucas?

Chico

No…, quizá sea la única persona que ha sido capaz de soportar toda esta mierda que ha ido removiéndose una y otra vez. En realidad quizá yo esté exagerando todo esto mucho, pero no sé, lo que parece más estúpido y simple puede acabar resultando realmente duro y doloroso… más o menos así es como definiría lo que nos ha pasado a todos nosotros. Me encanta como cada uno sabe una cosa que el otro no sabe. Lucas y Eva tienen secretos en común y luego siempre hay algún inocente ignorante como Marcos, el cual cree que está siendo el protagonista, pero para cuando él cree eso, Lucas ya ha pasado todo lo que él está pasando… No me estoy explicando nada bien, pero bueno, se que tu si que sabes a lo que me refiero, por lo tanto, no tiene importancia si ahora me expreso bien o mal, hemos bebido mucho esta noche como para decir cosas coherentes. Cada uno tiene algo que siempre oculta a los demás, en realidad todos somos desconocidos, así que… ¿Que hay de ti?

Voz femenina

También tengo mi punto de vista, dices que todos lo tenemos… podría decirte lo que pienso realmente de ti, pero, ¿como sabrías si te estoy diciendo la verdad o no?

Chico

Jamás lo sabría, pero hay que ser muy frío para ser un buen actor en la vida real. Si una persona sincera acaba intimando con una persona mentirosa, esa persona mentirosa de algún modo u otro acaba ablandándose, no siempre, pero si que es cierto que muchas personas mentirosas que intiman con una sincera acaban mostrando algunas debilidades, las cuales se convierten en verdades… en esas verdades que no quieren mostrar. Todo se deteriora… El día que los ñues escupan la hierba del césped sobre las farolas, será que algo muy malo ha pasado en el mundo.

Voz femenina

No tiene importancia lo que cada uno piense, solo importa lo que todos ven.

Chico

Puede ser. Lucas, Gabriel, Eva, Saúl, Marcos, Abel, María, Lojebed… cada uno… bueno ya sabes. La gente ríe por esta ciudad, niños vestidos con ropa de colores, nosotros lo hemos acabado viendo todo gris. Tonos blancos y negros… No somos más que unos borrachos que beben en un bar hasta que ven desayunar a los que se levantan para ir trabajar. No somos más que unas personas distintas pero todas grises, rodeadas en una ciudad de forzados colores alegres. Aún cuando los ñues escupan a las farolas, continuará alguien intentando decorarlo todo para controlar a cualquiera que se salga de la delgada línea que nadie sobrepasa.

Anuncios

Besos callados, quietos y eternos…

Posted in citas, ego, poemas, relatos on febrero 14, 2008 by laggos

Pasarán los años y la seguiré recordando… Podrán quemarse todas las letras salidas de la absurda babilonia y aún con todo jamás su esencia se apagará… Veo las minúsculas siluetas de hombres moviéndose por los campos maíz… desde un rascacielos abandonado y olvidado puedo llegar a distinguir el asfalto de la antigua carretera llena de grietas… todo cambió… el duro asfalto perdió la lucha contra la pura raíz… la babilonia por la que tú y yo paseábamos se terminó… Otras ciudades crecieron para sustituir la realidad de la depresión por la evasión de feliz irrealidad…

Ya no te veo…

Conozco todo lo sentido y recuerdo todo lo vivido… Besos callados, quietos y eternos… Besos en un cuarto a la única luz de las velas… Sombras de ilusión proyectadas en la pared del camino… Mi pensamiento jamás es concreto, pues no hay nada concreto que pensar… He subido hasta lo más bajo para intentar revivir lo que era bajar hasta lo más alto…

Perdí la capacidad de am-… perdí la capacidad de escuch-… perdí la capacidad de quer-… perdí la capacidad de besar…

Me siento un idiota que no bebe para olvidar sino para superar… Soy el último hijo bastardo de una generación de ancianos torpes metidos en cuerpos de jóvenes indecisos… soy el sentimiento de culpabilidad de aquello que nunca fui… Los rayos de luz pasan a través de la puerta de este oscuro lugar…

La única mujer que quiere estar conmigo se llama Soledad… soy solo un hombre, del resto… soy solo un hombre vacío, de tantos otros… soy solo un hombre que ama a la mujer que no puede tener al lado, de unos muchos… soy solo un hombre que sólo ama a la mujer que ya no ve, de unos cuantos… soy solo un hombre el cual todo lo que verá a partir de ahora le resultará vano y todo lo que sentirá le resultará vacío, de unos pocos… soy solo uno más.

Intenté reemplazar y vi que nunca fue la solución, pues solo veía maniquíes con los ojos sin pintar y voces vacías que siempre te intentaron imitar… Nada tiene sentido, todo es duda y… saber subir abajo y poder bajar arriba… Le salen grietas a la pared del camino… Preferiría no tener una foto tuya pues quizá así no habría nada con lo que poder recordar… Proponerme olvidar de esta manera acaba colapsando mi mente y destrozando mi espíritu… El olvido no tiene porque ser un odio tímido y subterráneo…

Odio el pasado, detesto afrontar el futuro, ¿que me queda?… Una foto… Dos personas dándose besos callados, quietos y eternos… De aquella décima de segundo sólo te puedo imaginar a ti… no sé de que color eran los coches que pasaban al lado… no puedo recordar la cara de tantas personas que nos rodeaban ignorantes de cualquier tipo de existencia ajena a sus vidas… Edificios de una generación olvidada y reemplazada…

Perdóname si aún no había nombrado la palabra “Amor”… nunca me gustó que la gente la dijera por capricho, pues no se puede utilizar a la ligera la palabra más abstracta… no se puede comprar el amor, así que jamás tengas la caradura de intentar venderlo… ¿Amor?¿qué es amor?¿como alguien puede estar totalmente seguro de lo que es amar? No quiero ser una de esas personas… personas de “corazón” ignorante… “Te quiero de corazón” es lo que dicen… ¿sabes como es un corazón?, es como un puño lleno de sangre… No sé que es el amor, saberlo es soñar despierto… Si tuviera que ser una de esas personas de corazón romántico, valiente e ignorante, diría que “amor”, son tus ojos, es tu piel, es tu pelo, es tu boca, son tus manos, es tu esencia…

Sombras de amor proyectadas en la pared del camino… Besos callados, quietos y eternos… En un espacio de mi mente que antes no podía recorrer, he alcanzado a saber lo que para mí es amar… Se lo que es amar…

Tú y yo nos amamos, porque la ajetreada urbe también aparece quieta y callada, pero jamás será eterna…

Una breve conversación con Tyler Durden…

Posted in cine, citas, espiritualidad, society, tyler durden on enero 31, 2008 by laggos

Tyler Durden(Brad Pitt): – Peor hubiera sido que una furcia te hubiera cortado el rabo mientras dormías y luego lo hubiera tirado a un estercolero.
Narrador(Edward Norton): – Eso podría ocurrir… No. Verás, es que cuando compras algo puedes decirte: <<eso, eso es lo que necesito y lo quiero pase lo que pase>>. Tenía el problema solucionado. Lo tenía todo. Tenía un buen equipo de música. Un armario que rebosaba ropa de marca… Estaba acercándome… a la realización personal.
T.D.: – Joder, y ahora ya no te queda nada.
N.: – Exácto, nada de nada.
T.D.: – Lo superarás… ¿sabes lo que es una nórdica?
N.: – …Un edredón.
T.D.: – Si, una manta, una simple manta. ¿Por que dos tipos como nosotros sabemos eso?¿Acaso resulta esencial para nuestra supervivencia en el sentido primitivo de palabra?…
N.: – No.

T.D.: – ¿Entonces que somos?
N.: – Que se yo… ¿consumidores?
T.D.: – Así es, consumidores. Subproductos obsesionados por un estilo de vida. Asesinato, delitos, pobrezas,… son cosas que no me incumben… Lo que sí me importa son las revistas de famosos, una televisión con 500 canales, el nombre de alguien en mi ropa interior, crecepelos, viagra… sucedáneos.
N.: – Martha Stewart
T.D.: – A la mierda Martha Stewart. Martha le saca brillo al cobre del Titanic. Todo eso se está hundiendo. Que os follen a tí y a tu sofá diseñado con rayas verdes. En mi opinión nadie debe realizarse. Yo digo: <<deja de ser perfecto>>. Yo digo: <<evolucionemos, no intentemos cambiar el futuro>>. Mi postura es esa, pero podría equivocarme y acabar en una terrible tragedia.
N.: – No… solo, solo son objetos. No es ninguna tragedia.
T.D.: – Lo cierto es que has perdido muchas soluciones versátiles para la vida moderna.
N.: – Tienes razón… Es posible que mi seguro lo cubra todo… ¿Qué?
T.D.: – Lo que posees acabará poseyéndote… pero haz lo que quieras…

Fotos y Lo que se ha dicho sobre Bob Dylan

Posted in bob dylan, citas, musica, rarezas on diciembre 19, 2007 by laggos

La mayor parte de la crítica musical está en el siglo XIX. Está muy por detrás de, pongamos por caso, la crítica de pintura. Todavía se basa en el arte del siglo XIX: vacas junto a un riachuelo y árboles y “yo sé lo que me gusta”. No se concibe el hecho de que Dylan quizá sea un cantante más sofisticado que Whitney Houston, de que él es seguramente el cantante más sofisticado que hemos tenido en una generación. Nadie identifica a nuestros cantantes populares como a Matisse o Picasso. Dylan es un Picasso, con esa exuberancia, variedad y asimilación de la historia entera de la música (Leonard Cohen, en entrevista con la revista Musician, 1988).
Sin Bob, los Beatles no habrían hecho el Seargent Pepper, los Sex Pistols no habrían hecho “God Save the Queen” y U2 no habría hecho “Pride in the Name of Love” (Bruce Springsteen).
Bob suena como si sus canciones tuvieran 300 años pero hubieran sido escritas ayer. Lo más importante de Dylan es la poesía que hay en sus canciones, que trascienden su propia música (Martin Scorsese).
En la música, Frank Sinatra puso la voz, Elvis Presley puso el cuerpo… Bob Dylan puso el cerebro (Bruce Springsteen).
Bob Dylan y The Band son lo más fuerte que he escuchado en mi vida (Marlon Brando).
Su manera de tocar es totalmente híbrida. Musicalmente no tiene sentido para el erudito. Cuando toca el piano, sólo tiene sentido para el que lo oye. Si fueras músico dirías: pero ¿qué estás haciendo? No tiene sentido. Y lo mismo cuando toca la guitarra. Haga lo que haga, es como si tuvieras que esperar un año o dos para coger el punto de poder escucharlo. La primera vez que lo oyes, es inútil. Después reflexionas y te das cuenta de que es perfecto (Eric Clapton, entrevistado por John Bauldie. Entrevista publicada en el libro Bob Dylan, se busca).
Era lo más viejo que puede ser un hombre joven, y lo más negro que puede ser un hombre blanco (Eric Clapton).


Para mi, Dylan siempre representó el rock and roll… Nunca pensé en él como cantante de folk ni poeta ni nada. Pensaba que era la persona más sexy desde Elvis Presley… Sexo en el cerebro, ¿sabes? El sexo más absoluto es estar totalmente iluminado y él era así, era el Rey. Y aún lo es (Patti Smith).
Nada de folkie o poeta. Es la gran bestia del rock and roll (Chuck Berry).
Dylan ha escrito canciones que tocan lugares de la mente a los que nadie antes había llegado (Jerry Garcia).
Es un pozo sin fondo. Aún tiene mucho que decir (Lou Reed).

Tocando con Bob Dylan uno nunca se aburre (Rick Danko, de The Band).
Bob Dylan es como Einstein. Como un disparo divino (Kris Kristofferson).
Bob era un príncipe. Aún le veo como el poeta más grande de nuestra época (Roy Orbison).
Al oírle pensé que un alma cogía la antorcha de América (Allen Ginsberg).
Me impresiona su tono de voz. Es como un cello (Frank Sinatra).
Dylan tiene mucho más que tres acordes y la verdad (Bono).

Dylan fue siempre un misterio. De dónde venía, cómo sabía lo que sabía, qué era lo siguiente que iba a hacer… Ocupaba casi completamente mis pensamientos, interrumpiendo la aparente normalidad de mis años estudiantiles con su torrente de conciencia beat/folk/blues/dadá/surrealismo/apalache/bop. Es, en parte, sumo sacerdote de la narrativa personal y, en parte, comandante rebelde enzarzado en un combate mortal con los brazos asfixiantes de nuestra historia colectiva revisada (Jackson Browne).
Es curioso, pero la gente aún le atribuye a Bob mucho misterio. Quiero decir que Dylan es un tío como cualquier otro, con la diferencia de que él tiene algo que decir. Y tiene una personalidad gracias a la cual todo lo que dice lo hace suyo. Es un tipo muy normal. Si le pides la hora, te la da (Tom Petty).

Siempre he pensado que Dylan era un farsante. Desde luego no es un muchachito que canta canciones líricas. Es un oportunista que quiere hacer carrera y sabe muy bien dónde va. Además, es un hipócrita. Nunca he comprendido por qué le gusta a la gente. No sabe cantar (Truman Capote).

Actualmente hay un hueco generacional, porque los chavales de veinte años no tienen “Bobdylanes” de veinte años (Joaquín Sabina).
Yo nunca he visto carisma como el que exhibía Bob en sus actuaciones (Joan Baez).
Bob Dylan es uno de esos personajes que sólo aparecen una vez cada 300 o 400 años (Leonard Cohen).
Bob es muy chistoso….. quiero decir que mucha gente se lo toma en serio y sin embargo, si conoces a Dylan, es todo un bufón (George Harrison).
No hace falta oír lo que dice Bob Dylan, lo importante es cómo lo dice (John Lennon).

La obra de ciertos artistas habla por su generación. Una de las más grandes voces de libertad de Norteamérica no puede ser más que un nombre: el transcendental Bob Dylan (Jack Nicholson).
Desde el instante mismo en que lo conocí, pensé que era algo grande, que era un genio, que era shakespeariano (Phil Ochs).

Gracias, Bob. Quiero decirte que no estaría aquí si no hubiera sido por ti, decirte que no hay nadie que no tenga que estarte agradecido y, para robar una línea de una de tus canciones —tanto si te gusta como si no—: “Tú fuiste el hermano que nunca tuve” (Bruce Springsteen).
Bob Dylan es uno de los cantantes de blues más importantes del mundo occidental; arte antiguo, rápida improvisación, variación eterna, formulación clásica, visión profética… (Allen Ginsberg).

No he pretendido hacer algo donde se desvelen todos los secretos de Dylan, ni mucho menos, sino rendir un homenaje a uno de los poetas más brillantes del siglo, un hombre que hace que nos miremos a nosotros mismos, que nos emociona y nos hace sentir cosas que no sabríamos transmitir de otra manera (Martin Scorsese acerca de No Direction Home).

Dylan se sabe un millón de canciones, viejos blues del delta y cosas como ésas. Una noche, cuando hicimos “Clean-Cut Kid”, sonaba igual a Muddy Waters. Él conoce más acordes que cualquiera que yo conozca. (Benmont Tench).
Se sacaba esas canciones de la nada. No sabíamos si eran suyas o si las recordaba. Cuando las cantaba, no lograbas distinguir. (Robbie Robertson).
Bob Dylan. Una mente fuera del tiempo (Paul Williams).
Dylan es un trovador del siglo XX, merecedor del Premio Nobel por sus virtudes imponentes y universales (Allen Ginsberg).

Cuando lo descubrí fue un deslumbramiento asombroso. Me gusta el caos, no la disciplina, y él era el profeta del caos… Él empezó a hablar de otras cosas, metió la literatura en el rock. Me ha alimentado y me sigue alimentando (Joaquín Sabina).
Yo nunca fui de los que pensaban que Dylan era un monstruo por pasarse a la guitarra eléctrica. Me gustó el cambio. Pero debo decir que la fuerza del joven Dylan como cantante de protesta —él siempre lo negó pero lo siento, Bob, eras un cantante de protesta— residía en que tomaba la guitarra, tocaba ante una multitud y su música y sus palabras eran como una flecha. La gente subestima su capacidad musical. La melodía y las palabras se disparaban como flechas. A mí me sigue pareciendo increíble (David Gilmour).

“A la fecha de hoy, en cualquier gran música de rock que se hace hay siempre una sombra de Bob Dylan”. (Bruce Springsteen).
“Es el máximo representante de la música en inglés de la segunda mitad del siglo XX”. (Joaquín Sabina).
“Sin él ni se entiende la música, ni los últimos 50 años”. (Joan Manuel Serrat).

En silencio

Posted in citas, easton ellis, ego, espiritualidad, psique, relatos on diciembre 15, 2007 by laggos

There’s no hope in the colonies
So catch yourself a lifeline
Things have gone wrong too many times
So catch yourself a slow boat to china[…]

Oh so send away the tigers
Because we’re lonely and we’re desperate
Oh so send away the tigers
Because they’re creeping up and dangerous

Me despierto o eso creo. Parece que mi hermano ha puesto una canción de Street Preachers, diría que la primera del disco. Tengo aún vagos recuerdos del sueño de esta noche cuando veo o noto que mi hermano se está vistiendo para ir a algún sitio, ni idea de a donde, quizá a seguir con lo suyo… no me interesa mucho. La última vez que me desperté esta noche eran las 11 pasadas o así. Ahora creo que es la 1 yveintialgo. Vuelve un pequeño recuerdo del sueño. Mmm… me parece que en él, algo de lo que pasaba era que me metía a este blog y miraba el número de visitas que estaba teniendo ese día y el número era un perfecto 3… creo que me deprimía debido a estar en medio de la tarde… no obstante es uno de los sueños más reales que he tenido. También estaba en una parada de bus con alguien, donde veía a un amigo que no quería saludar y yo me escondía de manera infantil y descarada, lo cual producía en mí una pequeña risa tontita. Dejo de recordar ese sueño y paso a recordar un poco la noche anterior. No estuvo mal, variada, con un poco de todo… fue gracioso lo del cartón. Quizá una de las razones por las que me he despertado, aparte de chorradas físicas, es por la canción y por las voces de mis padres. Creo que hay un pequeño problema entre mi padre y mi madre… no están de acuerdo en algo. Me da que el problema se debe al puto sofá nuevo que hemos comprado… a mí padre no le gusta, pero no entiendo por que tiene que esperar a que yo y mi hermano bajemos los viejos y los siempre gentiles trabajadores suban los nuevos, para ponerse a decir que no le convence, siendo que lo vio repetidas veces en la tienda. Discuten de algo de colores… estoy en la cama, y no tengo ni idea de que colores hablan, pero puede que sea por el color de los cojines, aún los están eligiendo. El problema es tan simple como que mi padre dice que un color es marrón y mi madre dice que es morado. No me gusta la manera de discutir que tiene mi padre, la odio, odio esos gestos, pero lo peor de todo es que a veces me recuerda a mí discutiendo con alguna persona de las que quiero. Mi hermano sigue vistiéndose, lleva ya media hora o una hora, ni que fuera el puto Brad Pitt, además se ha cortado el pelo muchísimo y no le queda bien, pero eso ahora no viene a cuento. Sale del cuarto y le dice mi padre <<que decida Juanjo>>, y mi madre dice <<no, no le voy a poner en ese compromiso>> y mi padre <<pero que compromiso!!, si solo son unos colores, el problema está en que tu dices que marca contraste, y eso no es siempre bueno>>. Mi padre debería saber que el sofá es blanco y es muy fácil que cualquier color marque contraste con el sofá. Mi hermano es cutre y dice que los dos colores le parecen bien, luego sube al cuarto y vuelve a salir y les dice <<¿una moneda?>>. No hacen ni caso y siguen. La discusión cesa. Miro mis calcetines blancos. Miro las sábanas azules. Un punto onírico resalta en una manta de realidad. Mis padres nunca suelen discutir, no son como los de un amigo cuando era pequeño… era un amigo de primaria, fui a su casa y sus padres discutían como leones y mi amigo y yo escuchándolo todo… no tiene nada que ver con eso, no somos tan tópicos. Una imagen viene y es la rara imagen de “mi persona” en silencio, en la biblioteca estudiando… uno más. Mi hermano corta el disco y se marcha del cuarto. Recapacito. Me levanto y recuerdo que ayer a las 5, cuando me dormí, dije, mañana seguiré escribiendo en el libro, escucharé The Velvet Underground y leeré Trainspotting en la cama, pero ahora no me apetece ponerme a leerlo tan pronto, de modo que me pongo en pie y me quito las legañas del ojo. Hago un par de fotos de mis sábanas. Conecto el móvil. Las paso. Escribo un post seudo-no-depresivo.

“No hay nada al margen del momento”

Los 4 enemigos que tienes que vencer

Posted in citas, ego, espiritualidad, libros, psique, society on noviembre 23, 2007 by laggos

Más o menos decían esto en Las enseñanzas de Don Juan, libro que no me he leido.

* El miedo. El miedo puede ser la peor cosa que haya sobre la Tierra. Esta sociedad es como es por culpa del miedo. No tenemos que dejarnos influir sobre lo que los demás puedan pensar o decir, hay que hacer lo que uno quiere sin importar nada más. Hay que liberar la mente y ser uno mismo. Es muy típico y tópico decir esto pero es la pura verdad. En los educadores dicen que el miedo es una droga alucinante. Hay que aprender a superarlo y para eso nadie te puede ayudar.

No debo tener miedo, el miedo solo es un verdugo mental. Afrontaré mi miedo y lo dejaré fluir a través de mi. Cuando el miedo se haya ido no habrá nada, solamente quedaré yo.

Dune

* La claridad. Una vez superado el primer enemigo hay que tener cuidado con la claridad. Un ejemplo para exponer como vencer a este enemigo sea como cuando vas borracho y estas sin miedos, agusto, contento y todo te parece fantástico. Digamos que estando así más o menos a lo mejor tienes superado los miedos, por eso cuando bebes normalmente haces más cosas de las que sueles hacer, como por ejemplo ponerte a hablar con quien no hablarías normalmente, etc. Una vez hecho eso no hay que caer en el ser un payaso y tienes que aprender a controlarte. No convertirte en un bufón. Tienes que saber superar los miedos, actuar como quieres actuar, ser tu mismo, pero no caer en lo paria.

 * El poder. El poder es lo que corrompe a cualquiera de los hombres que estan arriba. Una vez que has triunfado en lo que quieras triunfar o tu talento se haya reconocido hay que ser lo suficientemente fuerte para que tu cuerpo no se llene con la idea del querer más y más y más y más. Debes ser consciente de que para que tu estes bien no tienes por que joder a los demás. Hay que evitar ser un cabrón para superar a los demás. Tu objetivo no es superar a los demás, eso es una chorrada. Tu objetivo es hacer lo que tu quieras hacer con una mente libre y pura. No tienes que dejarte influir por los demás y que el poder te corrompa.

* La vejez. Cuando hayas conseguido vencer los 3 primeros enemigos solo te quedará por superar la vejez. Este último enemigo es el único que jamás se puede superar, pero si que se puede afrontar. Es decir, si has triunfado no tienes que dejar de hacer cosas, por ejemplo si eres escritor y triunfaste en el pasado y ahora eres más mayor, no tienes que ser vago y quedarte sin hacer nada. Tienes que seguir valiendo y viviendo sin dejarte influir ni por tu edad ni por el tiempo. Si has conseguido todo esto no dejes de hacer nada. No vivas de lo que eras, vive de lo que eres.

“Ir tirando, mirando hacia delante hasta el día en que la palmes”

El Guardián entre el Centeno, J.D. Salinger

Posted in citas, ego, libros, salinger on noviembre 21, 2007 by laggos

 

Antes de empezar querría aclarar una cosa. Yo no soy un tío que lea mucho, simplemente leo de vez en cuando algo que me apetezca leer. No es que desprecie la lectura ni nada de eso, simplemente es que soy muy vago, y para leer la basura de Dan Brown que todo el mundo lee es mejor no leer nada. Dicho esto voy a intentar hacer un post improvisado sobre este gran libro que significa mucho para mí.

Voy a empezar por el principio. La primera vez que de alguna manera oí algo de este libro sin que yo supiera que se trataba de este libro fue en 1º de la E.S.O.. Mi profesor de inglés(del que hablaré un día), era un fan cutre de los Beatles y nos empezó a contar la muerte de John Lennon. Él dijo que un tío se leyó un libro y al acabar un libro sacó la idea de que tenía que matar a John Lennon. Esto me pareció un poco raro a esa edad. Otro día, cuando era crío les dije a mis tíos que yo quería ser famoso, y me dijeron que me matarían como a John Lennon por no firmar un autografo. En fin, luego, también de crío, oí que lo mataron por haberse ido de los Beatles. Puff, yo a mi corta edad(física y mental) tenía un lío de cojones. Luego recién acabada la secundaria thorgal me mandó un link de una pagina que hablaba sobre J.D. Salinger, El Guardián entre el Centeno, y el asesinato de John Lennon. Pasado el tiempo le nombré ese tema y creo que me dijo que no esperaba que lo hubiera leído(el link). Al leer el link que me pasó, ese libro que nombró mi antiguo profesor de inglés ya tenía nombre. No obstante, a pesar de todas las teorías, la versión oficial del asesinato de John Lennon es que lo mató Mark David Chapman, persona que fue internada en un hospital psiquiátrico cuando era joven. El guardián entre el centeno era el libro de cabecera de Chapman. Después de asesinar a Lennon, disparándole cinco veces, Chapman se puso a leer el libro hasta que llegó la policía, la cual le detuvo sin ningún problema.

Quizá haya hablado demasiado sobre este tema, el cual se podía haber resumido en un par de frases, pero bueno, es igual, sigamos hablando del libro. Pasado el tiempo yo fui leyendo artículos o la opinión de la gente por internet sobre el libro. Y hará casi dos años mi colega thorgal(al cual le recomiendo que en el próximo post que haga ponga una publicidad bien grande de mi blog) me regaló por mi cumpleaños el libro. Fue un buen regalo, sí señor, xD. Los días anteriores a que me lo regalara le dije una cita del libro que había leído y me dijo disimuladamente: ¡¡¡¡No te lo compres!!!! Ahí empecé a sospechar algo. Finalmente había conseguido el libro.

Por si alguien no lo sabe El guardián entre el Centeno narra en primera persona dos días de la vida de Holden Caulfield, un joven estudiante de 16 años que ha sido expulsado de su instituto.

No querría entrar en temas muy personales pero este libro me gustó tanto como me… iba a decir como me cambió, pero debería decir afectó o transmitió. Lo empecé a leer en la habitación del hospital donde estaba ingresado mi padre. Luego, cuando mi padre salió, continué leyéndolo por las noches cuando estaba en el trabajo. No creáis que no hacía nada, os explico. Yo trabajaba en una empresa bastante grande, tipo la Opel, que hacía piezas de coches para la Wolsvaguen o como se escriba, y para la Seat. Trabajaba como almacenero, llevando toro y todo eso. La empresa iba a tres turnos, mañana, tarde y noche, y como iba de capa caída, empezaron a quitar gente en el turno de la noche, de hecho, en el turno de la noche no había más que unas 20 personas, en una empresa que por el día trabajan 500 o más. Es decir, por las noches parecía El Resplandor. Esa semana me pusieron a mí de noche(de 10 de la noche a 6 de la mañana), y por lo tanto no tenía casi nada de trabajo, prácticamente estaba ahí para vigilar, así que decidí llevarme el libro para no aburrirme. Esa semana en la que me lo leí por la noche fue bastante dura para mí. Podría ir con rodeos, pero la verdad es que me estaba volviendo loco la soledad que me estaba creando… tenía un tipo de angustia que nunca había sentido y una incomodidad que me estaba comiendo por dentro. Las horas ahí se me hacían eternas, y durante esas dos semanas sentí una incomunicación con todo el mundo. Las pocas veces que hablaba o estaba con alguien, eran unas pocas horas alguna tarde con Rehtse, el resto del día estaba durmiendo y en el trabajo.

Conforme lo iba leyendo iba viéndome más reflejado con Holden, ese adolescente con una visión tan distinta. Alguno quizá no se lo crea, pero es verdad. No por lo que le pasa en el libro, sino por la manera tan sincera, directa, pesimista y sarcástica que tenía de ver todo y a todos. Era como estar dentro de una persona que es igual que tú, pero que está en otro sitio y en otro tiempo distinto al tuyo… sinceramente el “viaje en el tiempo” hizo que me doliera la cabeza. Una de las cosas que me gusta de El guardián entre el Centeno es que es antecedente a su época, es decir, es muy adelantada a su tiempo, al igual que otras obras, las más conocidas serían algunas como la obra de Luces de Bohemia(la cual fui a ver al teatro) o por ejemplo La Naranja Mecánica(muy polémica y provocadora para su época, incluso también para esta. El libro no me lo he leido, hablo de la peli). El libro estuvo censurado durante un tiempo por el vocabulario que utilizaba y por su referencia al sexo y el alcohol, y fue uno de los libros más leídos en el pasado siglo. El día que terminé el libro creo que sonreí un poco, y luego la sonrisa se me borró de la cara y en ese momento me entró una angustia en el cuerpo que rara vez había experimentado…, no se, esas sensaciones en parte me gustan porque son distintas a cualquier otra cosa, y es difícil explicarlas, pero os diré que esa fue como si alguien me metiera en el estómago una especie de “orgasmo negativo”. Diría que la sensación fue tan fuerte por que estaba precisamente en ese sitio donde no había nada ni nadie. Se dice que en las primeras páginas del libro se puede intuir que Holden narra su historia desde un psiquiátrico y entonces empecé a rayarme sobre si yo, que me veía tan reflejado en él, acabaría igual. Aparte también hay alguna cosa más, pero no me apetece contarla. No quiero que este sea un post en plan “o, dios, nadie me entiende, todos son malos, estoy loco”, simplemente eso fue lo que sentí Y PUNTO.

En cuanto lo terminé a las tantas de la madrugada le mande un sms a thorgal donde únicamente escribí la última frase del libro, en plan, me lo has regalado?, pues ya me lo he leído. Puede que El Guardián entre el Centeno sea un libro que alguno pueda leer y no le transmita mucho, y le parezca un libro más que te cuenta la vida de un adolescente. Ahora iba a decir que hay que leer entre líneas para que no te parezca uno de tantos, pero no, simplemente hay que leerlo.

Quería hablar de J.D. Salinger, pero no quiero que esto se alargue mucho más así que meteros en el link que tiene en Wikipedia. Y no creáis que no me interesa el autor, me interesa tanto como el libro, de hecho, él es el libro y el libro es él, pero no quiero extenderme mucho y si me pusiera a hablar sobre él esto sería como dos posts juntos.
Otro día escribiré sobre Menos que Cero, que es un libro increíble y fantástico que también me recomendó thorgal, y que creo que a él se lo recomendó sontse. No obstante nunca superará a El Guardián entre el Centeno. Este es el post más neurótico que he hecho, darme tiempo y haré más.

 “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adonde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno.”