Tomad mi música…

Unicamente llamé a Zac para joderle, porque estaba hablando con Mara y sabía que si le interrumpía le iba a molestar. Se volvió hacia mí soltando un furioso <<¡Qué!>>. Yo le eché todo el humo de una calada en la cara, acto que significa  desafío sin lugar a dudas. Esperaba la típica reacción sorprendentemente agresiva y sincera que solía tener Zac cuando se guardaba algo durante mucho tiempo, pero no dijo nada, simplemente me lanzó una de esas putas miradas fulminantes que a veces te lanzan para que te enteres de lo odioso que eres. Continuó hablando con la estrecha de Mara y ella le preguntó que qué pasaba, pero no contestó y dijo <<¿qué te estaba diciendo?>>. Ni me quiso escuchar. Él no paraba de meterse la mano en el bolsillo y yo sabía porque lo hacía… Para comprobar si le vibraba el móvil, asegurándose de si le estaba llamando Celine o no. Cada vez que lo hacía, Mara le miraba con cara posesiva. No sé a ciencia cierta si a Mara le gustaba Zac o no, pero en esa situación Mara se sentía sola en un bosque de pollas, por lo que intentaba agarrarse a la polla que más confianza le daba y no la quería soltar en toda la noche. Esa polla obviamente era Zac, pero Zac digamos que era una polla reservada, por lo que marcaba distancia… Y eso que Mara no era muy fea, tenía un buen culo, no era especialmente gorda, aunque sus tetas eran pequeñas y tenía la punta de la nariz algo gorda, como la de un payaso.  Aún con buen o mal físico, Zac marcaba la distancia por Celine, estaba claro.
Yo estaba sentado en un sofá de cuero rojo. Miré hacia abajo y al lado de mi pie derecho un botellín de cerveza descansaba en el suelo. Lo cogí y me di cuenta de que estaba medio vacío.  Bebí un poco… normalmente no lo habría hecho, pero yo en ese momento no iba normal. Esa botella la podría haber dejado ahí uno de los tíos que en ese momento vomitaba en la esquina de la discoteca, una zorra con grandes tetas, un pobre chico que nunca se ha besado con una tía, un bakala deficiente mental, o incluso uno de los amigos de Zac. La discoteca estaba llena de pseudopijos y la música que ponían en ese momento era el grupo moderno americano o ingles de turno. Si escuchabas tres canciones ahí, todas te parecían lo mismo y ya no te acordabas de cual era la primera que habían puesto. Zac notó una vibración en el bolsillo del pantalón, que en realidad no era más que una especie de premonición de lo que podría pasar con Celine, una vibración por la entrepierna. Se dirigió rápidamente hacia los baños para poder hablar con ella. Mara le lanzó una mirada de odio que Zac ni siquiera vio, pero fue una de las miradas de odio más fuerte que he visto en mi vida, y eso que he visto muchas, os lo aseguro. Yo disfrutaba con todo eso, parecía que estaba en el teatro viendo una obra de teatro mala interpretada por jóvenes actores mediocres populares televisivos. Me encontraba mal así que decidí fumarme otro cigarro. Eso no solucionó nada. Las luces de la discoteca eran rojas, azules y verdes. Había focos móviles que cada cierto tiempo me daban directamente y era toda una incomodidad. El altavoz más cercano a nosotros estaba en la pared a diez metros y en ese momento estaba saliendo por ahí Mr. Brightside o alguna cosa que se le pareciera. Me entró una arcada al recordar al obrero que nos había pedido tabaco. Dejé a todos ellos y me metí en el baño de La Factoría D.
Avancé mareado entre la gente. Les empujé para poder cruzar al otro lado, supongo que alguno se me quedó mirando, son cosas que suelen pasar. El baño de la Factoría D era un baño aceptable para la vista si estuviera decentemente limpio, pero esa noche al igual que todas, el baño era la parte más sucia de la antigua Fábrica de Jarabes de la Familia Rodrigues. Al entrar corriendo en el baño tuve que hacer una fuerte parada en la que casi me resbalo. Me tambaleé mirando el charco de líquido compuesto por alcohol, agua y meados que había en medio del suelo. Un tío con una gran cresta que llevaba pegatinas de antifascista en la chaqueta vaquera estaba vomitando en el suelo. Creí oír a Zac hablando por teléfono con Celine. Debía estar puesto en alguna de las cabinas que estaban ocupadas. Me vino otra arcada y aparté a un tío con pintas de gay que salía en ese momento de una de las cabinas de W.C. Cerré la puerta y el líquido marrón compuesto por la sopa del medio día, sustancia desconocida intestinal y Whisky con Coca Cola salió de mi boca sin haber pedido reserva previa. Tenía la boca lo más abierta posible. Parecía que me iba a explotar la cabeza. Debido a la presión que mis músculos estaban experimentando, de mis ojos salieron unas involuntarias lágrimas que acariciaron mis mejillas. Eran el tipo de lágrimas que salen cuando te pica bastante el ojo, no el tipo de cuando se te muere alguien a quien querías mucho. Sentía como el estómago se me contraía y quedaba pequeño y arrugado dentro de mi cuerpo. Oí el ruido que hacía el líquido chocando con la cerámica. Tomad mi música, pensé. Parecía que Dios lo estuviera estrujando sin piedad. Creí sentirme bien. Levanté mis rodillas del mugriento suelo. No quería que todo ese milagro siguiera ahí, pero no vi por ningún lado el botón para tirar de la cadena. Mientras lo buscaba con la mirada regresaron las arcadas… Volví a poner las rodillas en el suelo, los brazos apoyados en el retrete, y la cabeza agachada devolviendo lo que no era suyo. El suelo estaba lleno de un pringoso líquido y papel higiénico mojado. Las rodillas se me mojaron y parecía que a mi pantalón vaquero de color oscuro le había puesto una de esas rodilleras que les ponen las madres a sus niños de 5 años. Mi cuerpo se tranquilizó después de un hormigueo que me recorrió entero. Yo no soy uno de esos borrachos de los que te apartas por que están vomitando cerca de ti, enserio, detesto a ese tipo personas que llaman la atención y todo el mundo les considera los parias de la fiesta. Me levanté, salí de la cabina, me miré en el espejo, me mojé el pelo. Abrí la puerta del baño y volví a ese oscuro lugar.

fragmento de una cosa(escrita por mi).

5 comentarios to “Tomad mi música…”

  1. a lo que sea que pertenece este fragmento, me gusta…
    hace tiempo que no comentaba, pero siempre me paso por aca, saludos.

  2. gracias, esta escrito por mi, es un intento de novela que algún día debería terminar.

  3. Muy bueno tu blog, vendré a visitarte seguido, nos leemos

    FELIZ AÑO

    http://gymbrainstorming.blogspot.com/

  4. muchas gracias por leerme. Feliz año para ti también.

  5. Tu fragmento está bien, deberías acabar este proyecto; aunque también vendría genial que lo perfilases más. Seguiré tu blog con interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: