no me gusta hablar de muerte.

En un principio quería hablar de mi semana, pero me he dado cuenta que lo que más me ha marcado, obviamente, es lo que os voy a contar. El pasado miercoles 26 falleció mi prima. Tenía 17 años y los cumplió el domingo 23. No me gusta hablar de esto y tampoco quiero recordarlo, pero quería decir brevemente lo que ocurrió. Se que hablar de esto es algo un poco personal, pero no creo que vaya a ofender a nadie por contar que pasó.
El lunes fui a visitar a mi prima Sara al hospital, donde estaba ingresada para que la operaran al dia siguiente. Mi prima habia tenido desde siempre problemas en el corazón y la circulación. Nunca se desarrolló tanto como las chicas de su edad. Para tener 17 parecía que tenía 13. Cuando llegué a la habitación del hospital ella iba a salir. Se sorprendió de verme. Cuando me despedí de ella le dije que esperaba que saliera bien la operación. Esto puede sonar un poco raro, pero a veces, cuando me despido de una persona pienso que a lo mejor no la volveré a ver y entonces lo que hago es fijarme bien en ella antes de separarme para que la imagen se me quede en la cabeza. Eso hice con mi prima ese día y por desgracia fue la primera vez que me sirvió para algo eso, y espero que sea la última. El miercoles por la mañana a las 5 40 entró mi madre rápido en mi habitación y me dijo llorando que mi prima había muerto. Lo primero que salió de mi fue un profundo y espontáneo “no”. Los siguientes minutos fueron una mezcla entre angustia, tristeza y perplejidad. No lo asimilaba. Por la tarde fui al tanatorio. Mi abuela lo pasó fatal y mis tíos, sus padres obviamente también, esto ha sido algo que les marcará de por vida. Su única hija murió. Yo odiaba a mucha de la gente que había en el tanatorio. La sala estaba llena de primos de la otra parte de su familia, compañeros de su clase, amigas de su instituto, las cuales estaban más desarrolladas que mi prima, gente mayor a la que le encantan ir a esos sitios y contar historias, etc, etc… Era un infierno nada agradable ver a toda esa gente llorando, a mi abuela sobre todo. No es muy corriente que una abuela pierda a su nieto. No me gusta ver a la gente llorar, además yo me sentía culpable por no haber podido llorar. Pensé en cosas realmente tristes, como que(aunque suene tópico) tenía toda la vida por delante, todas las cosas que había planeado y soñado, toda la gente que deja y el daño que hace su pérdida, que era una chica muy feliz, alegre, inocente y simpática, que el lunes estuve con ella y que ya nunca más podré… Pensé en todo eso pero no podía llorar. Sin embargo ahí todo el mundo lloraba, mis padres, mis tíos, mis abuelos, la otra abuela de mi prima, sus otros primos, sus amigos, etc etc… Yo lloré cuando me lo dijo mi madre, sobre todo por el susto que me llevé. Parecía que yo era un primo 5º que pasaba por ahí, pero yo era su primo, el hijo de la hermana de su padre, y no lloraba, estuve bastante mal por eso. No obstante luego vi que tampoco iba a solucionar nada que llorara. Esos dos días estuve con mis primos gemelos hablando con ellos, son
personajes bastante curiosos. Tienen un año más y son majos aunque como
he dicho son algo peculiares, otro día hablaré de ellos. Al día siguiente falté a clase y fui a la misa. Estuvo llenísima, fueron unas 300 personas sin exagerar, fue todo el grupo del coro del que formaba parte mi prima, toda su clase, y muchísimos más que no sabía bien quienes eran… Las chicas del coro cantaron el Ave María y para ser una misa fue bastante bonito. El cura empezó a decir tonterías, pero en fín… Al acabar la misa todos salimos y fuera había tanta gente como dentro. Me despedí de mis tíos y ellos siguieron llorando. Fue bastante triste. Mi prima era de la familia de parte de mi madre. Por esa parte éramos 5 primos, mi hermano y yo, mis primos que son gemelos y mi prima Sara. Mi prima era la pequeña, pero ahora lo soy yo.
Contar esto es bastante personal pero no me parece nada ofensivo mientras no haga nada raro con ello y no lo venda ni nada de eso, tan solo quería contar esto que me pasó y lo he intentado hacer desde el respeto a mi prima y a mis tíos, aunque esto no lo fueran a leer. Por desgracia estas cosas pasan, a todos. No quiero ahora hablar sobre la muerte, ni lo que ella significa, ni lo que hay después, ni la importancia que tiene ni nada de eso. Esto no es más que una gran putada. Sara, ojala hubieras podido vivir más y hubieras visto todo lo que te podría haber pasado, lo que hubieras seguido sintiendo, conociendo y experimentando. Tampoco quiero dar pena ni nada eso, yo estoy bien.
Lo siento de verdad. Adios.

7 comentarios to “no me gusta hablar de muerte.”

  1. Siento mucho tu pérdida y aunque te pueda parecer tópico, entiendo perfectamente tu sentimiento, el malestar por no poder llorar en el tanatorio y en la misa. No sólo se llora con lágrimas y creo que este texto es más valioso que todo el lamento y el llanto que muchos arrojaron de cara al público, así que no tienes que sentirte mal por ello. Simplemente, deja que la tristeza siga su curso y exprésala como la sientas. Hay muchas formas de llorar cuando ha llovido en el Paraíso y generalmente no siempre escogemos la mejor.

    Lo siento mucho de veras, si necesitas hablar con alguien, aunque ya sé que apenas me conoces, no dudes en mandarme un mail.

  2. En el sagrado corazon todos los años hacen un dia como un festival que cada curso canta una cancion, mi hermana pequeña va a sagrado corazon, el viernes por la tarde le conto a mi hermana mayor que una chica que habia ido a su clase durante muchos años, desde pequeña, habia ido a intentar ver a sus excompañeras de clase como cantaban la cancion, pues bien no le dejaron entrar y le dijeron que el año que viene ya verian si dejaban entrar a exalumnos, ella les dijo que el año que vienen igual no podia verlas, pero aun asi no le dejaron entrar, pues bien el lunes me conto mi hermana que esa chica le habian operado y se habia muerto, mi hermana estubo tomando algo con ella y otras amigas el viernes por la tarde, tb fue al entierro con el resto de su clase.

    Hoy leo esto y me doy cuenta de que es tu prima, lo siento, la gente tan joven no deberia morir.

    Ademas de eso cagarme en los HIJOS DE PUTA DEL SAGRADO CORAZON Y EN SUS PUTAS CREENCIAS Y NORMAS DE MIERDA, espero que el profesor que no le dejara entrar se este remordiendo la conciencia.

    Un Saludo.

  3. delapuntadelanariz Says:

    La muerte de alguien hizo que yo empezara a escribir, a recluirme en mi. Hizo que yo fuera quien soy.
    He visto a gente impotente por no poder derramar las lágrimas que debería.
    El dolor para que exista , no tiene por qué ser demostrado.

    Cosas como estas no tendrían que ser posibles…

  4. Muxas gracias por todo.

    Wata, menuda casualidad eh, si, era mi prima. Mi prima iba al sagrado corazón, gracias por comentar y espero que acabaras bien el viernes.

  5. Es muy bonito por tu parte el recordar a tu prima, dice mucho de ti.
    Un abrazo para ti.

  6. Laggos: no te sientas mal por no haber podido llorar. A veces se llora por dentro, y aunque no es visible, sirve igual. Un abrazo fuerte.

  7. Llorar o no llorar. Lo que se supone que tenemos que sentir, lo establecido para según que casos. Qué más da, cada uno siente y expresa como siente, punto. La eterna disyuntiva entre el ser y el deber ser. Detesto todo el deber ser que impregna la religión, aniquilando la autenticidad y la espontaneidad. Lo cual no quiere decir que no piense que haya que mantener un cierto sentido común.
    salu2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: