Archivos para octubre, 2008

¿a que sabe ese trozo de queso?

Posted in ego, espiritualidad, miedo, nostalgia, paranoias, psique on octubre 26, 2008 by laggos

Somos como ratones en un laberinto con un gran reloj encima. Al final de ese laberinto hay un jugoso y dudoso trozo de queso. Ese trozo de queso nunca lo hemos visto, pero siempre hemos oído decir a alguien que conoce a uno que una vez lo mordió y que era lo mejor que existe en el mundo. Desde cualquier punto del laberinto se ve el reloj que, moviendo sus agujas al revés, produce un hipnotizador tic-tac-tic-tac que al final dejamos de notar. No hay nada más lejano que alcanzar el trozo de queso. No hay nada más paradójico que el momento posterior al de clavar los dientes en la promesa amarilla. Yo nunca he visto ese trozo de queso, tan solo me amarga la importancia que le doy al reloj que todos tenemos encima. Creo que si consigues algo que crees que es ese delicioso trozo de queso adquieres acto seguido la locura que germina por la falta de sentido de nuestras vidas. Por eso, lo único que hay que tener para poder seguir caminando por el laberinto es un buen trozo de queso al final de camino.

Todo esto no ha sido más que una especie de comparación con nuestra vida real. Pensar en el futuro puede deprimirte bastante, no obstante, es esa posibilidad de que algún día seremos felices nuestra propia pila que nos da la energía para poder continuar funcionando. Obviamente el queso es esa felicidad, una felicidad inalcanzable, una felicidad en la que serás más feliz si esperas conseguirla que consiguiendola.

No creo que sea bueno lo que se consigue cuando “alcanzas” el cielo, o el nirvana, o el paraiso, ni siquiera creo que se pueda alcanzar. ¿Se supone que todo eso es un lugar en el que el sufrimiento no existe, que no hay problemas, que no existe el tiempo, que todos estamos conectados y que lo único que sentimos es un eterno orgasmo? Lo más seguro es que si todos estuvieramos en un eterno orgasmo, el orgasmo, el climax tal y como lo conocemos dejaría de resultarnos atractivo, por lo que todo se convertiría en una nueva monotonía. Todo esto lo digo desde la ignorancia que supone estar encerrado en este mundo con estos cinco sentidos y utilizando tan solo la décima parte de mi cerebro.

Todos estos pensamientos han surgido de algo tan simple como que yo estaba echado en mi cama leyendo(la introducción que hizo Arthur Miller para la obra de teatro Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams, y de la que tengo que hacer una “exposicion” oral delante de toda la clase durante cinco minutos) y he visto a mi hermano, el cual ahora está trabajando sin parar, fuera de la ciudad casi todos los días y sin tener un instante de vida. Mi hermano estaba en el ordenador viendo un capítulo de Dexter. Le ha sonado el móvil y era su novia, le ha llamado y le ha dicho que quería quedar. Mi hermano ha parado el capítulo resoplando con la cara seria. Hoy ha sido el único dia libre que ha tenido en doce días. Mi hermano se ha arreglado un poco y se ha ido con mal humor a ver su novia sin ninguna gana. Todo eso me ha hecho pensar en la felicidad de la cual obviamente no está disfrutando mi hermano. Tiene 28 años y se le está pasando el arroz. Mi hermano y yo no nos parecemos en nada, él no suele hablar mucho(aunque eso varía según la persona con la que esté), a simple vista es bastante serio, se sacó la carrera de Ingeniero Técnico Industrial, no le gusta mucho salir hasta tarde, prefiere ver lo que le echan comerciamente hablando que intentar buscar un poco, lee más que yo(sobre todo Mundodisco y libros de ciencia-ficción) aunque le hice leer El guardián entre el centeno y no le gusto, lleva gafas, barba, es un poco más bajo que yo, etc etc… Le he visto y he pensado que tiene 28 años, que hace casi cuatro años que está con su novia y que tiene pinta de que va a estar con ella mucho más tiempo, y que esta vida que está viviendo ahora va a ser la que va a vivir durante el resto de su vida, y sinceramente no le veo alegre, no le veo feliz. Dentro de unos años empezará una familia y no se… ¿ya está todo? El solo hecho de pensar eso hace que brote en mi un agobio de lo más desagradable.

Me ha hecho pensar en si todas esas personas a las que admiro se han sentido tan amargados a pesar de haber sido alabados popularmente. Me ha hecho pensar en si el queso que todos ellos supuestamente han conseguido es la solución. Obviamente no es la solución, aunque por lo menos el haber conseguido cosas que otros sueñan es una manera distinta de haber vivido la vida. La felicidad es y ha sido siempre algo utópico. Es cierto que hay momento de felicidad y de verdadero climax, pero algo tan abstracto como la felicidad es imposible imaginarla. La felicidad consiste en esperar ser feliz. La esperanza y la felicidad son dos cosas que nosotros siempre relacionamos inconscientemente. Me encantaría estar todo la vida esperando hacer algo realmente importante para mi, de ese modo siempre sería feliz. Sería como ser eternamente joven.

Es domingo por la tarde-noche y me apetecía filosofear un poco. He cambiado la plantilla del blog, ya estaba cansado de ese color blanco-azul. La mayoría de los blogs que leo tienen el fondo negro y a mi me parece más alegre y creo que encaja bastante mejor con mi rencor hacia las estupideces que no paramos de repetir en este mundo. Esta semana me he dado cuenta de que estoy más loco de lo que pensaba, ¿sabeis cuando veis un personaje en una pelicula y decís “este tio está loco”?, pues yo hoy he tenido un momento de esos que prefiero no recordar. La verdad es que me alegro de estar algo loco ya que sino sería muy aburrido(más aún). Os dejo, tengo un trabajo sobre Un tranvía llamado Deseo que tengo que empezar y terminar. Espero que espereis ser felices.

Reflexiones en la ventana de una ducha.

Posted in relatos on octubre 19, 2008 by laggos

Observo las otras ventanas que se ven desde esta, todas con las persianas bajadas. Estoy dentro de la ducha vestido y fumando. Echo el humo por la ventana que da al patio interior de mi comunidad. No está cerrado, a la derecha se ve el cielo, los edificios del barrio situado al norte de la ciudad y la silueta negra de los pequeños montes que hay más allá de la urbe, así que no estoy seguro de que se pueda considerar patio interior. Uno de los edificios que más cerca se ve desde aquí es el instituto donde estudié, seis malditos años de adolescencia que no valieron para casi nada bueno, tan solo cuatro o cinco personas que valían la pena. Nunca fui de esos chicos que tenía relación con la mayoría de las personas que se podría encontrar en uno de esos fríos pasillos. La ducha está apagada, obviamente. Faltan unos minutos para que salga el sol. Me duele la espalda y el cuello. No se cuando llegará el día en que mis ataques de tos me dejen en paz. Casi no recuerdo como era eso de estar dos horas sin toser. Doy una calada y recuerdo el perfecto culo de Estela. Ya tengo ganas de volver a hacerle lo que le he hecho hace cinco horas. Son las seis menos cuarto de la madrugada o de la mañana, no se muy bien donde entra esta hora. Me asomo por la ventana y miro el oscuro suelo. Pienso como sería la sensación de tirarme por la ventana y lo que pensaría mientras mi cuerpo estuviera cayendo. Tan solo es una idea loca, no soy ningún suicida ni nada de eso. Sigo mirando por la ventana y a mi izquierda veo la ventana con la persiana bajada de la habitación en la que mi hermano y su novia están durmiendo. Supongo que se lo habrán pasado bien ahí dentro, o no. Escupo algo de saliva por la ventana. Observo como desciende los seis pisos de caída libre hasta que se pierde en la oscuridad y como si fuera un espontáneo niño oigo el sonido que se produce cuando choca en el suelo. Toso fuerte y me duele. Noto las costillas y los pulmones, noto retumbar mi cabeza, mi cerebro, mi boca. Me falta el aliento. Paso mi mano por la mampara de la ducha que me incomunica con el resto del baño. Siento ser un niño viejo apunto de morir al que le recorre la esperanza de que aún tiene muchas cosas por vivir. El cielo está lleno de nubes y como es habitual, no se ve ninguna estrella. Quiero una respuesta de algo diferente. Necesito salir de aquí, de fuera hacia dentro. Experimentar un viaje y moverme por ese onírico mundo que está lejos de todo aquello que es impuesto por nuestros sentidos. Evasión, evasión, evasión. Miro al suelo y dejo de engañarme, lo único que puedo hacer es fumar y ver como el humo sale de mi boca. Ya me he acostumbrado a estas reflexiones existencialistas que se acaban convirtiendo en una corta depresión,  la cual normalmente termina desapareciendo a la mañana siguiente. Todo el cigarro se ha consumido y me he quedado con la colilla en los fríos dedos. Lanzo la colilla por la ventana y veo como cae. Ante todas mis dudas y angustias pienso “todo llega”. Cierro la ventana y como todas las noches, tengo el engaño de que el día siguiente será como había imaginado el de hoy.

Olvidé el cumpleaños de mi blog

Posted in ego on octubre 4, 2008 by laggos

El pasado 30 de Septiembre El Mundo Onírico de Yulius Clark hizo un año y me olvidé debido al estrés no reflejado debido a la “nueva vida” en la que me he metido. He tenido muchas cosas que contar pero no he querido contarlas, tengo varios post pensados y aplazados que espero acabar poniendo en el blog en un futuro cercano.

He empezado mi curso en Realización de Audiovisuales y Espectáculos. Quería hablar de mi clase pero era un poco pronto, ahora tan solo diré que no me moví demasiado rápido y me siento algo desconectado, pero parece ser que eso puede ser algo bastante “cambiante”. Es dificil hablar de la relaciones sociales que uno tiene y por eso prefiero no hacerlo todavía, aún es muy pronto.

Magaz, mi mejor amigo(o uno de ellos) se ha marchado a Barcelona. El lunes empezará ha estudiar un curso sobre Sonido y el curso durará un año, una vez lo finalice no creo que vuelva a Zaragoza. Dice que va a estar viniendo cada cierto tiempo aquí y todo eso, y espero que esta amistad no pase al extenso grupo de “antiguas amistades”. Esa idea apenas se me pasó por la cabeza, pero lo descarté debido a que todas esas personas están en ese “grupo” por alguna razón. Por muy floro que suene esta frase, todo lo que he vivido con Magaz no lo he vivido con ninguna de esas personas… y sí, suena amanerada esa frase.

También he pensado, hoy y ayer sobre todo, sobre el tema de no poder decir todo lo que piensas, un ejemplo sería poner en este blog una mala opinión de alguien que supiera que lee este blog. Si no te importa ser odiado puedes ser todo lo sincero que quieras, sin embargo, hay personas odiadas que no quieren ser sinceros debido a que tienen miedo por ser odiados, no obstante aún siendo precavidos(se escribe así?) son también odiados. Todo esto me ha surgido debido a que si cojo más confianza con alguien de mi nueva clase, me tendría que pensar si darle mi dirección del blog, debido a que puedo poner alguna opinión negativa sobre alguien de clase, o a que hay cosas que no quiero que ellos lean, o a que habría cosas que alguno de ellos no entenderían debido a que no me conocen realmente. Creo que sabeís a lo que me refiero.

Ahora ya me despido, pero ahora tardaré menos en postear, aunque tampoco creo que le importe mucho a la gente. En destacados, ya sea cualquier servidor, youtube, wordpress o lo que sea, suelen destacar cosas vanales, o simplemente curiosidades, o eligen a unos personajes prefabricados que quieren inculcarnos no se porque razón(basta con ver los usuarios “rebeldes” de youtube saliendo en destacados). Un saludo a Thorgal y espero que su Yo soy Ubik vuelva a tener nuevos post proximamente. También un saludo a todos esos blogs que tengo en el blogroll. Y sobre todo un saludo a los que esteis leyendo esto.