Adolescencia traumática

Ohh… ^d[][][]’´(+*ç´_>>Z>Z<+´ç?*/-+xxx+- /j`d[^if you see…·#

Esta es la primera vez que escribo aquí. El otro día estaban magaz y laggos en mi casa y yo estaba algo “ido”, así que les empecé a contar las paranoias de mi vida y dijeron que si quería podría escribir algo, así que aquí estoy.

Os voy a hablar un poco de mi vida, “me llamo” “doinel”, tengo 18 años y vivo en Zaragoza. Ahora no estudio…, tampoco trabajo, en realidad no hago mucho. Vivo con un primo mío que es mayor, tiene 27 años y se llama Alberto. Él trabaja en programa de televisión como técnico, pero en sus ratos libres toca con su grupo de música Los Sonimúsicos, no es coña, son buenos, tienen una maqueta. Vivimos en un piso del centro…, está bien, y con el sueldo de mi primo y lo que cobramos del seguro lo podemos mantener. Todos los días me molesta su despertador a las 7 y media, es un coñazo, pero en cuanto lo apaga yo sigo durmiendo hasta las 12 o así. Tengo una buena excusa para seguir durmiendo hasta las 12 por lo menos durante unos cuantos meses.

Me parece no creo que sea necesario aparentar ser sensible con algunas cosas que no me importan nada, o tener que ser falso por callarte alguna otra cosa. Se que en la sociedad en la que actualmente vivimos, lo que voy a decir se consideraría de puto cabrón, pero bueno… Es lo que tiene ser sincero, y a lo que me refiero con lo de que todos somos insensibles es que dentro de nuestra cabeza cuando hablamos con una persona a la que por ejemplo le huele el aliento, tu piensas: “le huele el aliento a mierda”, y aunque no se lo digas lo piensas, y lo mismo si te estaba hablando alguien que te cae mogollón de mal y esa persona no lo sabe, tu dices: “que estará diciendo?,…ni idea, solo quiero que deje de hablar para que pueda seguir pensando en que voy a llegar a casa y me voy a hacer un vaso de leche con galletas y cereales”, y todo eso no se lo decimos por guardar las apariencias, y sin embargo si que ponemos cara de interés y apretamos los dientes para sonreír, en fin…, ahora me vienen a la cabeza todos/as esos/as hijos/as de puta que tuve que aguantar antes de venir aquí… aunque por alguno de ellos sentía pena, por ejemplo, en el instituto había uno que se llamaba Zacarías Eufimio(tal y como suena), ese me daba bastante pena… todo el mundo pasaba de él, se le consideraba un empollón, siempre que intentaba hablar quedaba mogollón de mal y a veces le ibas a hablar y te contestaba borde(o se hacía el interesante)…en 2º unos de mi clase le tuvieron que contar que qué era el semen… Sin embargo, a veces recuerdo a todos ellos y los echo de menos, incluso sabiendo que no me caían bien.

Bueno, no voy gastar más mi valioso tiempo contando la vida de otras personas… ahora voy a contar un poco de mi “anterior” vida, y no es que crea en la reencarnación, sino que yo antes no vivía en esta ciudad, hará cosa de un año que me trasladé. Antes vivía en Madrid, y bueno, lo que voy a decir a continuación es bastante fuerte a la par que novelesco, pero es la verdad, mi padre, mi madre, mi hermano pequeño, y mi otro hermano aún más pequeño están muertos. No es nada gracioso, ni intento dar pena, simplemente es la verdad.

Como ya he dicho antes vivíamos en Madrid, mi padre trabajaba en un banco y mi madre prácticamente no hacía nada, porque se supone que debería hacer las tareas de la casa, pero para eso ya estaba la asistenta ecuatoriana. Bueno, yo iba a un instituto privado, con su maldito uniforme y sus malditos curas. Mi hermano pequeño tan solo tenía un año menos que yo, y era el “típico” y cuando digo “típico” me refiero a que era el “jefe” de los de su pandilla, era el delantero en el equipo de fútbol, tenía una novia que estaba muy buena, y quería ir a la universidad… él era el favorito de mis padres. Mi hermano aún más pequeño tenía 10 años, pero ya eran todo un caprichitos, siempre estaba pidiéndole cosas a mi padre, y él se las daba todas… él era el segundo favorito de mis padres. La asistenta era como de la familia, teníamos una casa prefabricada bastante grande y dormía en un cuarto, pero un día mis padre la despidieron, no tengo ni idea de por qué. Ahí tenía algún amigo con el que me emborrachaba, tuve mis encontronazos con el otro sexo, fumaba lo que podía, veía mucho la tele y escuchaba música en mi cuarto. Estuve apunto de ser expulsado varias veces del instituto, pero sinceramente no les dio tiempo a echarme. Un día, el 21 de noviembre, salí toda la noche por ahí. Fui con dos amigos al pueblo de uno de ellos a pasar la noche. Volví con un tren a Madrid por la mañana del 22 de noviembre. Pille el metro hasta mi barrio y de ahí caminé hasta la urbanización donde vivía. En la entrada al jardín estaba la tele, los bomberos y una ambulancia. Mi padre, mi madre y mis dos hermanos habían muerto. Fue la muerte dulce, mientras dormían inhalaron gas. Salió en las noticias. Me dijeron que no había sido un accidente, que varios vecinos vieron a nuestra ex-asistenta entrando en nuestra casa por la noche. La asistenta lo confesó tras ser detenida. Yo tuve mis 15 minutos de fama. Todavía tengo la cinta grabada de los informativos.

Ese sería un resumen de mi anterior vida, después todo el mundo estaba encima de mí… yo era el chico desgracia o algo parecido. Me llevaba bastante mal con mi padre, él quería justo lo contrario que yo en todo, y mi madre tampoco me escuchaba mucho, ella únicamente quería una familia modelo, así que se concentró en mis otros dos hermanos. Después del incidente, me dieron a elegir entre ponerme un tutor e ir a la universidad, o irme a vivir con algún otro familiar, yo elegí no ir a la universidad, que era lo que iba a elegir antes de que todo esto ocurriera… de todos los familiares vivos que tenía ninguno vivía en Madrid, así que decidí ir con mi primo, que sabía que vivía solo y no me molestaría. Cuando estaba en la estación de trenes para ir a Zaragoza pensé: “esto no me lo esperaba, con 18 años y sin familia”. No lo pensé en plan deprimente ni trágico, simplemente lo pensé.

Me he extendido demasiado, el próximo día seguiré contando mi vida, que seguro que es distinta a la vuestra.

3 comentarios to “Adolescencia traumática”

  1. Hola, notengoniideaquecontestartemimenteestá comoéstafrasesinrespirarsolotedigoquetúenestos momentoseresquienmedaánimosysaberquehay
    tantagentequesequejaporimbecilidadespordiosno
    sésiestábiendicholodediosterespetoymuchogracias
    pordemostrarcomosetienequevivir.

    Yo soy una faaaaan de Foo, y te quiero dedicar un estribillo de una canción de ellos “The Pretender”.

    Que pasa si te digo que tu no eres como los demas,que tal si no eres simplemente otro más. aun en la oscuridad, tu sabes que todos fingen que pasa si te digo que nunca me rendire.

    Un beso.

  2. Doinel, soy Loazz de La Picadora. Ya Agregué el link de este blog a mi blogroll. Espero que les mandemos visitas🙂
    Agreguen tambien el nuestro.
    Bye!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: