Sexo en el baño de Señoras.

Miré el reloj de mi muñeca, que marcaba las 20:10 y le dije que tenía que ir al baño. Ella me dijo que también quería ir así que nos levantamos a la vez de la mesa. Caminamos hacia el baño y la camarera nos miró como si nos fuéramos a ir sin pagar. Al llegar a los baños ella se metió al de “señoritas” y yo me metí al de “caballeros”. Me miré en el espejo, bebí agua del grifo y me puse a mear. Al salir ella ya estaba esperándome. Nos quedamos un rato mirándonos y sin decir nada. No sé que pensaría ella en ese momento, pero lo que yo pensé fue que lo nuestro no tenía ningún tipo de futuro. Empecé a ponerme cachondo así que le dije que si se quería meter en el baño. Ella aceptó. Entramos disimuladamente en el baño de señoras hasta el punto de llegar a hacer el tonto. Nos metimos en una cabina de WC y cerramos la puerta. Yo seguía teniendo en mi cabeza A day in the Life. Nos quedamos mirando de nuevo. En esa ocasión pensé que esos dos últimos meses de relación nos daba igual estar enfadados o no cuando íbamos a tener sexo. Muchas veces yo iba a su casa y habíamos discutido, pero simplemente iba a su casa y yo hacía lo que los dos queríamos que hiciera. Miré esos ojos verdes y le acaricié el pelo castaño. Ella me dijo que me quería y yo me sentí mal. No quise decirlo porque no me apetecía mentir en ese momento, de modo que la besé. La besé con pasión y ella a mí también. Le mordí el cuello y la oreja. Ella metió la mano dentro de mi camiseta, me la puso en la espalda y la cerró con tanta fuerza que incluso me llegó a arañar. Empezaba a jadear. Le quité el jersey que llevaba y le besé el pecho. Luego me apreté fuerte contra ella. Estaba bastante cachondo. La empuje contra la pared y le besé el cuello durante un rato. Ella me apartó un segundo para quitarme la camiseta. Yo también se la quité y le desabroché el botón del pantalón para poder tocarle el culo. Al hacerlo ella me agarró mi polla. Me dijo que me bajara los pantalones y lo hice. Entró alguien en el baño pero nos dio igual. Se metió la mano dentro del tanga y me dijo que yo también me tocara, así que lo hice. Mientras lo hacía me empujó contra el retrete para que me sentara. Se agachó y me empezó a morder por la pelvis, cerca de la polla. Me dolía lo suficiente como para quejarme, pero hice fuerza por no hacerlo. Dejó de morderme pero siguió agachada. Mientras ella estaba ahí abajo yo le cogía de la nuca y miraba al techo. En ese momento no pensaba en nada. Pasados los cinco minutos el que estaba lamiendo era yo. Ella gemía sin parar, pero no de una manera exagerada. Me levantó y me besó fuertemente. Los dos, ahí de pie, nos besamos con pasión. Casi nos arrancamos la cabeza. Decía que se iba a correr, así que se empezó a tocar y yo también lo hice. Todo se empezó a acelerar. Las oníricas imágenes que pasaban por mi mente eran indescriptibles. Volvió a mi cabeza A Day In The Life. Los sonidos de la orquesta se aceleraban. Cerré los ojos y las imágenes y la música que pasaban por toda aquella oscuridad se veían totalmente nítidas. Cada vez fue a más todo. Yo tenía los ojos cerrados y creo que ella tocaba mi piel pero no estaba del todo seguro. Vi una ventana por la que entraba una luz blanca. Esa luz era sonido. Eran violas, violines, trompetas, tubas, flautas, violonchelos… todo ello empezó a subir. Subió hasta el punto límite. Ya no podía subir más así que al llegar a la línea final todo el sonido se desvaneció. Campo verde. Abrí los ojos y ella me miraba con una sonrisa en su cara. Nos vestimos y salimos de ahí. Justamente al salir entró una chica bastante guapa en el baño de señoras, del que me pilló saliendo. Al vernos puso una cara de asco increíble. Yo le sonreí. Mi pelo negro estaba mojado del sudor, así que me pasé las manos por él hacia atrás para ir un poco más arreglado. No obstante mi aspecto era bastante peculiar en ese momento. Nos fuimos sin pagar la cuenta, algo que a Cristal le gustaba bastante. Salimos del Café con tranquilidad y riendo. Nadie nos dijo nada.

About these ads

9 comentarios hacia “Sexo en el baño de Señoras.”

  1. Las mujeres no pueden decir nunca “te quiero” a desconocidos.
    Besar es una solución para no poder volver a repetir ese “te quiero”.
    Lo que oias era un Talgo de venía.

    Pero mi pregunta:

    ¿Lo hicisteis?…¿sí? o ¿no?.

  2. otra vez no cierres los ojos…te puedes llevar una sorpresa ;)

  3. esto no es nada real, es un caxo de la historia q estoy escribiendo, y lo de te quiero era xq llevan 6 meses saliendo él y ella. Xao.

  4. Chist!! No nos desveles los intríngulis de tu libro! Que se pierde la emoción. :-)

  5. las historias que plasma un escritor, siempre es un amalgama de lo real y lo ficticio…siempre.

    Tiene que existir esta complicidad…dualidad…dicotomia, sino sería imposible transmitir al lector lo que queremos…
    arrastarlo a nuestra historia.

    Uno incluso puede oler un perfume si quiere el escritor.

    Esto es lo que tu haces cuando escribes.

  6. ‘pesimo porque nunca vi nada

  7. yo lo quiero hacer en un baño público y con alguien que tenga una polla grande para chupar

  8. Eso esta muy malo mejor otra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: